Phineas Taylor Barnum se hace visible en las pantallas del mundo a través de la película The Greatest Showman. Lo hace interpretado por el actor australiano Hugh Jackson, que cambia la imagen fílmica que más le conocemos, la de Wolverine, para asumir bajo la dirección de Michael Gracey el rol más importante de esta cinta en la que se combinan dos géneros muy conocidos del cine, el biográfico y el musical.

El primero es una manifestación cinematográfica que conoció su gran momento en los años treinta y cuarenta y que hoy apenas se hace, por lo riesgoso que resulta para las compañías productoras, dado su alto costo y la predilección del público joven por otro tipo de películas.

Como biografía parcial de P.T. Barnum el filme se ajusta a modelos tradicionales y presenta la vida del famoso empresario como una en la que conoció los momentos difíciles de rechazo social y las necesidades económicas en su niñez y juventud, alcanzando después la fama y la fortuna. Ello le fue posible gracias a sus ideas de presentarle al público fenómenos humanos, entre ellos los hermanos siameses originales, para crear así un espectáculo conocido bajo el nombre de American Museum.

En este aspecto la cinta sigue una fórmula manida, intentada por el medio desde la década de los treinta cuando The Great Ziegfeld obtuvo el óscar de mejor película del año 1936 y consagró así mismo a una actriz de origen alemán, Luise Rainer, primera ganadora de dos premios de interpretación femenina protagónica sucesivos, siendo el reconocimiento inicial el que obtuvo por su actuación en la película antes mencionada.

The Greatest Showman, por tanto, no ofrece en su parte biográfica novedad alguna. Lo que sí sobresale y se impone en esta cinta son sus números musicales. Esos números pletóricos de energía, vitalidad y movimiento se vuelven lo logrado de la película.

En el aspecto interpretativo la cinta cuenta a más del aporte de Hugh Jackson, con el de Michelle Williams que asume el rol de la sufrida y paciente esposa de Barnum que aguarda su regreso al hogar familiar tras su dedicación a la soprano sueca, Jenny Lind, a la que contrató para su gira triunfal por los Estados Unidos.

Zac Efron, figura masculina en ascenso en el cine norteamericano, interpreta el segundo rol masculino de importancia como el joven de sociedad que se une a Barnum para ayudarlo en su empresa y que se enamora de una trapecista del espectáculo. Finalmente en el papel de Jenny Lind, Rebecca Ferguson ofrece una caracterización que se distingue en lo externo por la belleza de la intérprete y en lo histriónico por lo intenso de su caracterización.

The Greatest Showman ha sido clasificada ‘A-2’, para jóvenes y mayores, por la clasificación católica y ‘PG’, se sugiere la orientación de padres y guardianes, por la clasificación voluntaria de la industria.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here