Octava película de la serie en progreso, cuyas cintas se agrupan bajo el título de Star Wars, The Last Jedi nos introduce una vez más en la galaxia lejana para reencontrarnos con algunos personajes conocidos desde el primer filme de la serie, que data de 1977.

Son ellos la princesa Leia y el valiente jedi, Luke Skywalker que hoy, envejecidos, van a seguir luchando desde sus respectivos exilios contra la primera orden y el tenebroso Snoke que han ocupado el planeta de ambos y despojado a Leia de su poder, ahora convertida en la generala Leia; en tanto que Luke vuelve de la isla rocosa donde se encontraba para combatir por ella y sus derechos.

Esa es, en esencia, la trama de The Last Jedi. En ella aparecen como personajes centrales, Rey, esa joven valiente y decidida que, además de sumarse a las reducidas huestes que apoyan a Leia debe enfrentarse a la lucha interna que dentro de ella libran “la fuerza” y el maligno poder de Kylo R. Otro tanto sucede con Ben, hijo de Hans Solo, protagonista de la primera cinta de la serie, ya fallecido. Otros caracteres relevantes lo son Poe, Finn, Rose y la vice-almirante Holdo.

La película que ha sido dirigida por Rian Johnson, quien además aporta su guion, lleva como intérpretes principales a Carrie Fisher, en una aparición póstuma, hecha posible por haberse filmado aquellos pasajes en que aparece antes de su muerte y Mark Hamill, asumiendo una vez más el rol de Luke Skywalker, en una participación mucho más importante que la que tuvo en The Force Awakens.

A esos dos nombres conocidos de la serie, hay que añadir los de John Boyega, Alberto Isaac y Kelly Marie Tram, nuevos miembros de la misma que representan la apertura del cine procedente de Hollywood a las minorías afro-americana (Boyega), latina (Isaac) y asiática (Tram). Aportan a la película una energía y una vitalidad que es propia de los intérpretes jóvenes y que contrasta con las actuaciones más sedadas de Carrie Fisher y Mark Hamill.

Cabe también señalar que en roles de menor importancia aparecen Laura Dern, personificando a la vice-almirante Holdo y Benicio del Toro que asume el papel de un mercenario. Su rol recuerda el asumido por Harrison Ford en la primera película de la serie, Star Wars.

La cinta resulta muy efectiva en sus numerosas secuencias de acción especialmente en la primera con que se inicia el filme y, sobre todo, en la postrera en que se combinan los elementos visuales con los sonoros, destacándose la música, debida, una vez más, a John Williams.

Los pasajes intermedios de la cinta son más discursivos ya que añaden a la trama no solo acción sino la explicación de por qué se produce la misma.

The Last Jedi aporta un episodio adicional a la longevidad de esta serie. Resulta brillante en las secuencias de acción, contribuyendo así a hacer de dicha serie una de las más exitosas del cine. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here