Una de las grandes hazañas de la segunda guerra mundial fue la evacuación de más de 300 mil soldados -la mayoría ingleses- que se encontraban atrapados en las playas de Dunkerque.

A su retaguardia tenían a los alemanes y frente a ellos el mar del Norte que los separaba de Inglaterra. El modo como todo tipo de embarcaciones acudió a su rescate entre los días 26 de mayo y 4 de junio de 1940 constituye una proeza sin igual en los anales de ese terrible conflicto.

Dunkirk, película dirigida por el audaz realizador, guionista y productor Christopher Nolan, se convierte tras su estreno en uno de los filmes más destacados del género bélico. Ese destaque descansa en la forma como Nolan, un director que siempre sorprende por sus audacias (desde los días ya lejanos del año 1958 en que dio comienzo a su carrera con la película Following, hecha en un fin de semana, rodada en 16 mm. y de costo ínfimo) presenta la historia de esta evacuación masiva como una de supervivencia.

Para ello divide la cinta en secciones centradas en la tierra, la masiva concentración de tropas en las playas de Dunkerque; el mar, por donde intentaban poder escapar los así sitiados, con escasas esperanzas de lograrlo, y el aire, ya que aviones de la Real Fuerza Aérea procuraban protegerlos en su indefensión, dando caza a los aviones alemanes que los atacaban.

En cada sección se destacan unos pocos personajes centrales, cuyas acciones se muestran entrelazadas con el panorama general de las tropas sitiadas y/o atacadas por las fuerzas enemigas.

Filme tanto de masas -se utilizaron numerosos extras en su rodaje- como de personajes centrales, se destacan entre estos últimos Kenneth Brannagh que asume el rol de un comandante de la marina inglesa enfrascado en la evacuación de los sitiados; Mark Rylance que personifica al dueño de una pequeña embarcación que, junto a su hijo y un amigo de este, ayuda a los soldados transportando a Inglaterra a dichos soldados y Tom Hardy, cuyo papel es el de un piloto de la Real Fuerza Aérea que contribuye a ese prodigioso rescate interceptando y atacando a los aviones alemanes. Junto a ellos un nuevo nombre, el de Fionn Whitehead, tiene a su cargo otro de los roles centrales de la película.

El esquema seguido por Nolan, ya mencionado, permite abordar la situación desde esas tres distintas perspectivas, la terrestre, la marítima y la aérea, con extraordinarios resultados ya que el público necesita personajes con los que identificarse. Si la parte visual es espléndida, la banda sonora no se queda atrás y refuerza poderosamente el impacto de las imágenes.

El resultado en pantalla es un filme que en el formato de IMAX es de impresionante wdesarrollo; lo que le permite a los espectadores observar el evento como si tomase parte en el mismo, Dunkirk se convierte así en una formidable experiencia cinematográfica.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here