Secuela de The Avengers, la cinta estrenada en el año 2012 que alcanzó extraordinario éxito económico a través del mundo, esta nueva película reúne una vez más a los personajes creados en los “comics” de Marvel hace años y que han encontrado nueva vida en el cine de hoy.

Su reaparición es consecuencia de los avances de la tecnología en el poderoso cine norteamericano y de la composición del público que asiste en nuestro tiempo a las salas de cine. Se trata de un público, sobre todo juvenil, que gusta más que nada de las cintas de acción incesante y fabulosos efectos especiales, todo ello puesto al servicio de las nuevas estrellas del medio. Estas son: Chris Evans, Mark Ruffalo, Chris Hemsworth, Robert Downey, Jr., Scarlett Johansson y Jeremy Rinner. Encarnan a esos míticos personajes que responden a nombres tan coloridos como Capitán América, Hulk, Thor, Iron Man, Black Widow y Hawkeye.

En esta nueva aventura se estrena, por lo menos en Hato Rey, un nuevo procedimiento que combina una pantalla gigante con una variedad de recursos sonoros dispuesta estratégicamente a través de la sala en que se exhibe este filme, especialmente reacondicionada para esos avances tecnológicos y dotada de asientos numerados. La película se exhibe en tercera dimensión por lo que es necesario mirarla con los espejuelos repartidos a ese efecto.

En las otras salas en que se proyecta The Avengers: Age of Ultron la proyección es más sencilla, aun cuando la película está diseñada para impresionar al público a base de sus técnicas y efectos especiales.

El filme descansa para ese aparatoso despliegue de lo formal y sensorial en una trama que enfrenta a todos sus personajes con un super-villano. Se trata de Ultron (James Spader). Este intérprete sobresalió como protagonista de Sex, Lies and Videotape, cinta por la que recibió el premio de actuación que le otorgó el Festival Internacional de Cine de Cannes hace 25 años, y que hoy y ya entrado en la edad madura (55 años) ha quedado reducido a una presencia menos impactante en el cine actual.

Ultron, por tanto, es el archi-enemigo no sólo de los héroes de Marvel sino de la humanidad entera ya que de ellos va a depender que Ultron no proceda a su aniquilación. Los superhéroes, pues, muestran nuevamente su vitalidad portentosa en secuencia tras secuencia de la cinta, cargadas de efectos especiales hasta culminar con la más larga e intensa de todas que, como es fácil de adivinar, cierra el filme.

Combinación, por tanto, de un cine cada vez más dependiente para sus producciones de lo tecnológico y de una trama repetitiva y reiterativa, The Avengers: Age of Ultron tiene su público asegurado por lo que es posible un nuevo episodio en un futuro no muy lejano.

Joss Whedon dirige nuevamente este proyecto y lo hace con el mismo brío que caracterizó a The Avengers en el 2012. El filme ha sido clasificado PG-13, se advierte con insistencia a padres y guardianes que algún material del mismo podría resultar impropio para menores de 13 años, por la clasificación voluntaria de la industria y A-3, para mayores, por su violencia, breve uso de humor anti-católico y crudeza del lenguaje, por la clasificación católica.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here