“Desde niña, mis padres transmitieron en mis hermanos y en mí la fe, el amor a Dios y a cumplir los Sacramentos”, eso afirmó Olga Aldea, feligrés de la Capilla San Martín de Porres en Caguas quien aseguró que esa es la razón por la que se mantiene firme en su fe.

Olga es la hermana del medio de cuatro hermanos mayores y cuatro menores. Relató que su infancia la disfrutó en los campos de Tomás de Castro en Caguas en contacto con la naturaleza y en armonía con su familia. Aunque en el hogar había carencias económicas como ella mismo relató no las sintió, porque consideraba que “vivía en un ambiente lindo y maravilloso donde mis padres siempre nos inculcaron la adoración a Dios”. Probablemente esa haya sido una de las razones para que en plena adolescencia se interesara por  aprender sobre la Palabra.

“Mi hermana Aida que era mayor y yo le decíamos a mami: ‘Venimos ya’, y nos íbamos a la montaña y allí rodeadas de la naturaleza orábamos y escudriñábamos la Palabra. A veces estábamos una hora, otras veces más. Mi hermana me decía lo que ella entendía y yo igual. Aprendimos mucho así”, expresó Olga que este año cumplirá tres décadas de aniversario matrimonial junto a William Velázquez.

Por eso, no resultará extraño saber que a los 13 años quiso ser catequista. Cuando habló con Padre Martín, su párroco en aquella época, este le confirmó que aunque no contaba con estudios sobre la Iglesia, él sabía que ella estaba preparada y de inmediato comenzó a impartir clases. De eso ya han pasado 41 años y aún continúa en este apostolado. “Durante 40 años preparé niños para recibir el Sacramento de la Comunión y la Confirmación”, mencionó la también gerente de un almacén en la Ciudad criolla. Ahora tiene a su cargo un grupo de adolescentes jóvenes en la capilla San Martín de Porres en comunidades bíblicas que se reúnen los viernes en la tarde.

A su vez en esa misma capilla dirige el ministerio de música Querubí que canta en la misa de los sábados a las 7:00 de la noche. El grupo cuenta con dos producciones musicales donde todos los temas fueron compuestos por ella. También participan de actividades culturales y sin fines de lucro. Del mismo modo, pertenece al Círculo de Oración de Renovación Carismática de la parroquia hermana, Santísimo Sacramento de Caguax, al que asiste desde los 13 años.

De otra parte, Olga compuso una canción sobre el beato Carlos Manuel Rodríguez y uno de los temas para la producción musical de la Misión Continental titulado Somos misioneros. También  escribió una melodía para el Año de la Contemplación de su Diócesis de Caguas. Otra de sus pasiones son las letras por eso ya ha publicado seis libros de poesía. Igualmente, escribe periódicamente reflexiones en el periódico regional La Semana.

Al final, precisó que “la transmisión de la fe que nos enseñaron  nuestros padres desde que éramos pequeños nos da la fuerza para seguir perseverando en la fe aunque ellos ya no estén”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here