Hoy se celebra el día de todos los santos. La Iglesia Católica ha llamado santos a aquellos que se han dedicado a tratar de que las actuaciones de su propia vida sean lo más agradable a Dios.

Según la página Católico.org, el origen de esta fiesta data del siglo IV cuando había tantos mártires que no se podían conmemorar a todos, por eso se honraba a todos los Santos aunque en diferentes fechas.

El mismo portal de Internet añade que la Roma pagana observaba el fin del año con una fiesta para darles descanso y paz a sus difuntos en la que se rezaba y se hacían sacrificios por ellos. Con la cristianización del imperio los papas remplazaron las prácticas paganas. El 13 de mayo  del año 609, el Papa Bonifacio IV consagró el Panteón Romano (donde antes se honraba a dioses paganos) como un templo para la Virgen y los Mártires, así comenzó la fiesta para los santos y Gregorio III la transfirió para el 1ero de noviembre y se extendió a toda la Iglesia.

De otro lado, el portal Catholic.net señala que este día la Iglesia alaba y agradece al Señor la merced que hizo a sus siervos, santificándolos en la tierra y coronándolos de gloria en el cielo.

Es importante destacar que esta fiesta busca igualmente una  llamada a la vocación de la santidad a la que cada uno debe aspirar desde su propio estado de vida (soltero, casado, viudo o consagrado). Mientras, la página de Internet Corazones.org establece que esta es una fiesta común que debería ser importante para cada cristiano porque lamentablemente son pocos los que tienen grandes ambiciones de ser santos y amontonar tesoros en el cielo.

De otro lado, menciona que aunque hay muchos santos canonizados, es decir que han sido reconocidos oficialmente por la Iglesia Católica, existe una cantidad indeterminada que ya están gozando de Dios en el cielo y especialmente para ellos es esta celebración.

Finalmente, Catholic.net sugiere que para celebrar dignamente este día se debe: honrar a todos los Santos como amigos de Dios e invocar con más confianza su protección.

Así como emular sus acciones para algún día ser participantes de la gloria.

Señor Jesús: que cada uno de nosotros logremos formar también parte un día en el cielo para siempre del número de tus santos, de los que te alabaremos y te amaremos por los siglos de los siglos, Amén.

(Oración de Corazones.org)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here