Es usual encontrar talladores de santos en las ferias de artesanía que se realizan en diferentes épocas del año en Puerto Rico. La talla de santos es una expresión del arte popular puertorriqueño que se arraigó con fuerza en la cultura del país, desde que llegó la colonización y evangelización al Nuevo Mundo.

Sin embargo, ¿sabe qué son los santos de vestir? Este es un tema desconocido para muchos, pero la escritora y talladora de santos, Carmen Eloísa González Quiñones se dio a la tarea de estudiarlo durante 4 años y escribir el libro “Santos de Vestir, Tradición de España al Nuevo Mundo” que se presentó recientemente.

Este ejemplar contiene 250 páginas donde explica qué son los santos de vestir y cuál ha sido su historia dentro y fuera de Puerto Rico. Además, de informar cómo llega esta tradición a la Isla, contiene 280 fotografías e ilustraciones que ejemplifican qué son los santos de vestir y sus variaciones.

La otrora ingeniero, subrayó que hasta hace algunos años el tema de los santos de vestir era uno hasta cierto punto olvidado. “En Puerto Rico habían pocas imágenes y algunas eran usadas en las celebraciones de Semana Santa, específicamente en las procesiones”, comentó.

La talladora de santos natural de San Sebastián, expresó que los santos de vestir llegaron a Puerto Rico tras la colonización de España a la Isla. Asimismo, sostuvo que los españoles llegaron con dos propósitos a Puerto Rico; buscar oro y cristianizar. “Por el idioma no podían entender a los nativos, entonces utilizaron estatuillas y estampitas para cristianizarlos. Es de esa forma que los santos llegan aquí”, dijo.

Del mismo modo, enfatizó que para facilitar la transportación de las imágenes y para que no pesaran tanto, las traían separadas; rostro, brazos y torso, entonces acá las unían. De la cadera hacia abajo generalmente sale un armazón de 4,5 o 6 varillas que los sostienen a la base. Debido a la devoción de los fieles y para que le concediera alguna gracia o favor le llevaban trajes, coronas o anillos.

Sobre esto, la talladora informó que una de las características de los santos de vestir, es que el rostro esta tallado de forma expresiva. También los brazos son articulados, con movimiento porque se confeccionan de esa manera. “Esto para que cuando las personas las lleven en procesión sobre los hombros, la imagen vaya teniendo movimiento”, señaló la autora.

De igual forma, mencionó que de los santos de vestir hay otros dos tipos: el que de la cadera hacia abajo tienen las piernas levemente talladas. Y los que son tallados por completo, que se visten como por ejemplo Nuestra Señora de la Monserrate que está en la Basílica que lleva ese mismo nombre en el pueblo de Hormigueros.

González describió que como parte de su investigación visitó museos e iglesias, dentro y fuera de Puerto Rico para determinar cuántas de estas piezas aún quedaban en la isla.

“Encontré ciento y pico de ellas. Fui a los museos y a todas las iglesias que tenían este tipo de santo. Como tenían ropa y algunos hasta peluca, estaban bien deteriorados”, indicó la también autora del libro “Santeras y talladoras en la imaginería popular de Puerto Rico” que publicó en el 2009.

González desglosó cómo es el proceso para tallar un santo de vestir. “Primero hay que seleccionar la madera, cortarla de acuerdo como se visualiza la imagen, se marca y se talla” (sacar la madera que uno considera excedente).

Continuó diciendo que “después se trabajan las extremidades para insertarlas con tarugo o cualquier otro método que le de movimiento. Luego se pule, se sella, se pinta y se sella de nuevo para evitar insectos. Entonces comienza a trabajarse el vestuario”, comentó la talladora.

Sobre la vestimenta, especificó que el santo se viste de acuerdo a la vestimenta característica y que la ropa la puede hacer el mismo tallador o encargarla a personas que se dediquen exclusivamente a eso.

“Antes se usaba hilo de oro, pero aquí ya no se consigue, por eso se bordan los brocados y la seda porque el brillo es el que le da la hermosura cuando se mueve”, indicó la talladora.

Ciertamente, González afirmó que considera que el propósito que tuvo de investigar y publicar el libro ya está cumplido, porque se han logrado que las personas conozcan acerca de los santos de vestir.

“En Plaza las Américas y en Camuy ya se dieron seminarios de la talla de santos de vestir. El número de personas que lo trabajan está creciendo. Hay un grupito de hombres y mujeres que ya lo incluyeron en sus trabajos”, sostuvo la escritora.

Finalmente, cabe mencionar que el libro fue financiado por el Fondo Puertorriqueño para el Financiamiento del Quehacer Cultural del Instituto de Cultura y Fomento Industrial, así como otras fuentes.

Las personas interesadas en el libro pueden llamar al (787) 789-8458 o (787) 209-9805. También pueden escribir a carmengonzalez_01@onelikpr.net

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here