Tan pronto cruce las puertas del edificio 360 de la Calle San Francisco del Viejo San Juan, pensará que literalmente está en el océano. El ruido de las olas, el silbato que anuncia que el barco zarpará en cualquier momento, observar el vaivén del azul del mar por la puerta de teka (madera usada para las puertas de los barcos) a través del ojo del buey (orificios circulares practicados en los barcos para proveer ventilación e iluminación), lo llevarán en un recorrido lleno de historia e información en el Museo del Mar en San Juan.

Don José Octavio Busto,  marino durante 15 años recibió a El Visitante en el Museo que abrió al público en el 2014 y que desde entonces ha recibido a cientos de personas de diferentes partes del mundo. Precisó que a lo largo de los años fue adquiriendo y recopilando artículos relacionados al mar, que ahora son parte del Museo. Entre los más valiosos están dos cédulas originales firmadas por los Reyes Católicos en 1512 y monedas de la época. Un mapa de la herencia española, que hizo un grupo de españoles, entre ellos el descendiente #17 de Cristóbal Colón y réplicas de las tres embarcaciones en las que Colón llegó a Puerto Rico.

También, hay instrumentos antiguos de navegación, maquetas, una réplica del escudo de la Santa María, copias de los astrolabios (antiguo instrumento que permite determinar la posición y altura de las estrellas sobre el cielo).

A su vez exhiben el timón, la campana y la bandera que utilizó la embarcación USS San Juan 1942, “que solo tiene 48 estrellas porque ni Hawái ni Alaska eran estados todavía”, y la mayor colección de salvavidas del mundo certificada por el Record Guinness.

Don José explicó que fue de los marineros que trabajaban 11 meses en el mar y tenía 1 mes de vacaciones. Indicó que en una de sus tantas visitas a Puerto Rico conoció a la que hoy es su esposa y decidió dejar el mar para casarse y establecerse en Puerto Rico. Recordó que de 1976 a 1979 formó parte del grupo que fundó el Museo del Mar  en el Muelle 3 de San Juan, pero una remodelación provocó el cierre del mismo por falta de espacio. Esta idea se quedó en su mente y años más tarde pudo incorporarlo y abrirlo al público.

 

El Museo del Mar cuenta con un curator (conserva, organiza e investiga) Manuel Minero, un  ex tripulante del Galeón Andalucía que se quedó en Puerto Rico y trabaja en el Museo. El hombre de ascendencia española señaló que este no es solo un lugar para los amantes de los barcos sino también para los que gustan de la historia. “Hay que tener en cuenta de que la historia de Puerto Rico está relacionada con el mar porque todo llegó por ahí”, indicó. Reconoció que a pesar de que la Isla no era puerto de primera clase, su ubicación  lo posicionaba como uno importante.

De otro lado, sobre la mayor colección de salvavidas del mundo, Don José informó que antes del hundimiento del Titanic, los flotadores eran blancos y no tenían que incluir el nombre del barco de procedencia. Luego se cambiaron a rojo y debían incluir el nombre del barco. Posteriormente pasaron a ser anaranjados con letras negras y reflectores.

Manuel compartió que la diferencia que hizo el Titanic es que “ahora se exige que si en el barco van 40 personas tienes que llevar lanchas y salvavidas para salvar al doble, es decir a 80”.

El museo del Mar está localizado en el #360 de la Calle San Francisco de San Juan y recibe público de miércoles a domingo de 10:00 a. m. a 5:00 p. m. Para visitas guiadas puede llamar al 787-977-4461 o escribir a museo@coqui.net. También puede acceder a Facebook e Instagram: elmuseodelmar.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here