La Congregación Madre de los Desamparados OF y San José de la Montaña agradeció el apoyo y cariño recibido por los pasados 56 años en el Colegio y Hogar que tuvo hasta el 2008 y 2015, respectivamente en Guaynabo.

La Superiora y administradora de la casa, Madre Irene Sheehan de San José, expresó que: “Queremos agradecer a Dios los años de servicio. Que el pueblo sepa que estamos agradecidas de toda la ayuda que nos brindaron bienhechores, amistades, comunidad, voluntarios y la Junta de directores a través todos estos años tanto en el colegio como en el hogar”.

La religiosa explicó que la congregación llegó a Puerto Rico en 1961 y desde entonces hasta el presente contaron con el apoyo de muchas personas por lo que quieren agradecerles. No obstante, admitió que al no contar con el colegio ni con el  hogar de niñas, el edificio se les ha quedado grande, pero no así las ganas de trabar. Por eso tienen a la venta la estructura de cuatro pisos ubicado en el 1021 de la Avenida Luis Vigoreaux en Villa Caparra, Guaynabo.

“Nosotros queremos que el que compre el edificio tenga una de nuestras  misiones ya sea los niños o los ancianos. No queremos venderlo a cualquiera que vaya a demolerlo para darle un uso comercial. Deseamos que la devoción a San José que es nuestro patrono, continúe aunque nosotras no estemos aquí”, indicó.

Al tiempo, adelantó que a partir de agosto comenzarán una nueva misión que va dirigida a las personas de la tercera edad. “Estamos conscientes de la gran cantidad de personas mayores que viven en nuestra zona y tenemos la intención de ir en la misión de escucha (visitar personas que están solos, que no reciben visitas, orar por ellos y llevarles la comunión si así lo desean) no solo en hogares particulares sino en casas de ancianos privadas. Queremos ver a los que no reciben visitas y necesitan ser escuchados”, enfatizó.

Añadió que “nuestro apostolado siempre ha sido ser madre para los que ya no tienen. Nuestro lema es trato delicado con amor, firmeza y mucha ternura. Somos madres espirituales para los que no tienen madre”.

Por eso, Madre Irene solicitó a los lectores de El Visitante oración para que puedan vender el local y conseguir un lugar más pequeño, pero en la misma zona para continuar en su comunidad de San Juan Evangelista donde están a cargo de la misa diaria y dominical. A la vez que puedan desarrollar el proyecto que iniciarán en agosto con los ancianos.

Si alguna persona está interesada en adquirir el edificio para una obra con niños o ancianos puede llamar al 787-710-3544.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here