La Jornada de Oración por las vocaciones unió a la feligresía de la Diócesis de Ponce en un mismo pedido al Dios Padre: más vocaciones sacerdotales y a la vida consagrada. La Misa que inició la Jornada, el 10 de febrero a las 7:30 p. m., fue presidida por Padre Obispo Rubén González Medina, cmf, Obispo de la Diócesis de Ponce, junto a presbíteros, seminaristas y el pueblo.

“Ya no debemos decir ‘oremos por las vocaciones sacerdotales y religiosas’; hay que decir ‘oremos por las familias para que -de ellas- salgan las vocaciones sacerdotales y religiosas. Si no hay familias no hay vocaciones, esa es la crisis actual. Sin familia no surgirán vocaciones”, dijo Padre Obispo durante la homilía marcada por su carisma y tono esperanzador.
El Prelado de Ponce instó a orar por las familias y los matrimonios para que de ellos broten las vocaciones necesarias para la Iglesia. En alusión a las lecturas de la Liturgia catequizó sobre la importancia del matrimonio.

Además, instó a testimoniar la fe para así cautivar a los hermanos, en particular, a los jóvenes. En esos momentos, la presencia juvenil en la capilla se notaba muy atenta y brillaba por su abundancia en la parte posterior y en las entradas del templo.

Fieles provenientes de todos los pueblos de la Diócesis se aglutinaron en las aéreas aledañas del templo, en los laterales, en oración y espera para poder entrar y adorar a Cristo Eucarístico.

Mientras, la llegada de grupos de las distintas parroquias era constante, acompañados por sus respectivos sacerdotes para participar de las oraciones en la Jornada. La adoración eucarística, que finalizó al siguiente día, incluyó cánticos y oraciones.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here