La fiesta de Pentecostés en la Catedral de Fajardo el pasado 15 de mayo, a las 11 de la mañana, tuvo doble motivo de alegría: celebrar la solemnidad que conmemora el nacimiento de la Iglesia y la instalación de su nuevo Rector, P. Héctor Rodríguez. La Eucaristía y los protocolos fueron presididos por Mons. Eusebio Ramos Morales, Obispo de la Diócesis de Fajardo-Humacao.

A la fiesta eucarística e instalación se dio cita una multitud que abarrotó el templo y áreas aledañas. La alegría de un pueblo en fiesta y devoción fueron las emociones que sobresalieron por el recinto. En las afueras de la iglesia en las carpas, la brisa costera refrescaba la hora soleada que parecía no perturbar a los fieles.

Los actos protocolares de la toma de posesión del nuevo Rector se realizaron durante la parte inicial de la Misa. El Obispo en acto simbólico entregó al sacerdote las llaves de las puertas, el confesionario, el altar, entre otros, en señal de su nueva encomienda en la iglesia madre de la Diócesis que alberga la cátedra (eminente silla) del obispo. La asamblea en silencio absoluto presenció el ceremonial y escuchó el compromiso verbalizado del Rector.

Tras la lectura del Santo Evangelio, Mons. Eusebio habló de la importancia de ser un católico activo, alegre, que anuncia y testimonia su fe. “En esta solemnidad de Pentecostés la iglesia se renueva y se reafirma en su misión y compromiso de ser sacramento de vida en el mundo”, sostuvo el Obispo al inicio de su homilía. Aludió a ser sal en el mundo, a anunciar y dar testimonio en medio de la sociedad puertorriqueña porque el Padre “envía Su Espíritu y nos deja la misión en las manos”.

Con energía Mons. Eusebio invitó a la reflexión y el cuestionamiento: “¿Qué hago yo como cristiano para contribuir y aportar al bien de este país y de esta iglesia?”. Porque el cristiano no está llamado a ser apéndice en el cuerpo de la Iglesia, sino una parte esencial, activa y “poner a la disposición nuestros carismas, nuestros dones al servicio de la Iglesia, del pueblo”. El Obispo invitó al trabajo en favor del bien común por el bienestar del país con fidelidad, entrega, sacrificio y pasión; todo esto con la firmeza y la alegría caracterizan a un buen cristiano.

El prelado dirigió unas palabras emotivas al nuevo Rector en solicitud de todo su esfuerzo, energía, pasión y alegría para cumplir con la misión encomendada en la iglesia madre de la Diócesis. Entre las labores, destacó el Obispo la permanencia y progreso de los tres proyectos diocesanos de pastoral: la escuela de la Barca, el Camino de Santiago y la Catequesis Familiar Integral. También, dirigió unas palabras a la feligresía: “Como pueblo, deben responder con empeño y sentido de pertenencia”.

Antes de concluir la celebración eucarística, el nuevo Rector se desbordó en agradecimientos primero a su Obispo, luego a los familiares presentes, al pueblo, amigos y a Millie Lee y demás músicos, quienes engalanaron la Misa con sus canciones. Luego, P. Héctor explicó sobre algunos arreglos realizados al templo sin inversión económica y leyó una serie de avisos sobre las siguientes celebraciones y actividades en la comunidad parroquial para el conocimiento y participación de los presentes.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here