En un intento por mantener en pie el Colegio Nuestra Señora de la Altagracia en Río Piedras hasta culminar el año escolar, Padre Gabriel Torres, director de la institución, realizó la venta de boletos para un sorteo en varias parroquias. El trasfondo de esta actividad llegó a oídos del saxofonista profesional Jazz Hamilton, quien de inmediato contactó al sacerdote para explorar alternativas que evitaran el cierre del colegio que cuenta con una matrícula de 92 estudiantes, aunque tiene capacidad para 600.

Según dijo, ante la situación “el Padre y yo hablamos sobre el tema y decidimos hacer una alianza, para poder mantener abiertas las puertas de esta institución”.

“El compromiso mío es con la juventud y con los estudiantes puertorriqueños para que tengan todas las oportunidades que nosotros no tuvimos a esa edad. Hacer un futuro un poco más claro dentro de lo que son sus estudios. Me explico, que no tengan que ir a los Estados Unidos a coger clases remediales para poder entrar en una universidad, sino que puedan salir de cualquier escuela en Puerto Rico y entrar a una universidad en Estados Unidos y ser aceptado”, explicó.

Firme en su interés y compromiso social con la educación puertorriqueña, el artista natural de Caguas, se encontraba en proceso de traer una idea con la que esperan ofrecer un currículo alternativo y refrescante al estudiantado de la Isla con el fin de mejorar la calidad educativa. “Vamos a presentar en la escuela un currículo híbrido que además de virtual, será orgánico. Tomará lo mejor de los dos mundos, y añadirá la otra parte de nuestro currículo académico que es las artes escénicas. Porque ya ellos tenían deportes”, aseveró el músico con más de 30 años de experiencia en el ámbito musical.

El currículo al que Hamilton, se refiere va más allá de la educación tradicional. Será la integración de las artes escénicas, el deporte, la educación bilingüe con el inglés como segundo primer idioma, sin dejar a un lado el español; la tecnología, clases en vivo, talleres de desarrollo personal, liderazgo empresarial y cómo expresarse en público, por mencionar algunos.

Conscientes de que el modelo educativo en la isla no se atempera a la realidad social y generacional, el programa Equinox, se adapta a las necesidades de la escuela y del estudiantado y se enfocará en crear el balance entre educación y artes escénicas, religión y conciencia social, deportes y calidad de vida.

Según Elizabeth Hernández D’Sanc, presidenta de la empresa, la misión del proyecto, que entrará en vigor a partir del mes de agosto y cuya matrícula está abierta, es elevar la educación y “transformar vidas a través de la educación en artes escénicas, desarrollar liderazgo y carácter personal, y creando individuos que sean humanitarios, que sean filántropos, pero que también sean exitosos y que sepan que en la vida todo se puede, si tienes la formación y las herramientas necesarias. Además, impulsará la colaboración “entre lo que es facultad, padres, comunidad y líderes”.

Ante los problemas sociales de hoy día entre los que destacó la pérdida de la fe en Dios, en la familia y en sí mismo, Hernández D’Sanc aseguró que: “Cuando unimos esas tres cosas, se crea una conciencia espiritual, intelectual y social en la vida de estos estudiantes. Cuando salgan de aquí estarán preparados para saber lo que quieren, cómo obtenerlo, estar equipados para ser competitivos en el mercado, pero sabiendo siempre que hay que dar un poco de lo que por gracia recibimos”.

De acuerdo con la educadora Everling Morlá, directora de operaciones de Equinox en Puerto Rico: “Al trabajar una visión como esta damos al estudiante las oportunidades para desarrollarse en las facetas para triunfar y tener una vida y futuro de éxito”.

Sostuvo que: “Al tener las artes, se expande y se abre la posibilidad de dar con ayudas en instituciones cuyos costos elevados no les permitirían estudiar. Al tener conocimiento en música, pueden ser becados en coro, banda… Les enseñamos a los estudiantes que la música al igual que los deportes les sirve para conseguir la ayuda financiera para tener la educación que deseen. Además, aquí se cubrirá no solo la necesidad académica, espiritual y de desarrollo como ser humano, sino que se crea una generación que aporta al desarrollo económico, empresarial, educativo, etc.”.

De otro lado, Padre Gabriel expresó sentirse esperanzado en la propuesta, ya que “se mejora la calidad de la enseñanza y es una nueva oportunidad que se le dará a los estudiantes con métodos nuevos educativos”.

Los interesados en conocer más sobre el programa pueden comunicarse al 787-763-7755 o visitar las instalaciones del Colegio ubicado en la Urb. Villa Prades, Calle Felipe Gutiérrez #667, Río Piedras.

Nilmarie Goyco Suárez
Twitter: @NilmarieGoycoEV
n.goyco@elvisitantepr.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here