Órgano de la Basílica –Santuario Ntra. Sra. de la Monserrate
Septiembre 2015 Núm. 80 – Hormigueros, P.R.

Mons. Gonzalo Díaz Hernández | Rector de la Basílica-Santuario
Rvdo. P. Nomar José Calero Gómez | Vicario Parroquial

Reciban nuestro cordial saludo y felicitación con ocasión de las Fiestas Patronales en honor de Nuestra Señora de Monserrate. Tenemos el privilegio y honra de ser el municipio que nació bajo el amparo y devoción de la Virgen María, que quiso desde este lugar ser Protectora de toda la Patria Puertorriqueña.
Hormigueros fue, antes que un nombre propio de pueblo, la manifestación fervorosa de una comunidad que vino a este monte sagrado a expresar su gratitud, filial amor e implorar su auxilio en sus necesidades.

Hoy, igual que ayer, son muchas las dificultades, peligros y asechanzas que nos desconciertan. Los toros bravíos de nuestro tiempo son la crisis social, económica y sobre todo moral que nos condiciona y destruye. Ante los retos y riesgos del presente volvemos al monte sagrado a clamar: Favorécenos Divina Señora de Monserrate. También hoy necesitamos que nos protejas, que nos liberes de los ataques feroces que amenazan nuestra vida.

Clamemos con fervor para que con su auxilio los que son siempre víctimas de las decisiones y prácticas de los poderosos sean salvaguardados de daño y sostenidos en su necesidad. Pensemos en los pobres, los desheredados, los desempleados, los que padecen por carecer de servicios médicos adecuados, lo que no tienen vivienda, los niños maltratados, las víctimas de violencia en cualquiera de sus formas.

Elevemos nuestra mirada a aquella que se dignó posar sus pies sobre esta nuestra Isla del Encanto, la que atrajo incontables peregrinos que cual hormiguero, han venido durante más de cuatrocientos años a presentar sus cuitas y anhelos.

Las fiestas patronales son ocasión para renovar nuestra fe, nuestra esperanza y nuestra identidad como pueblo que solo bajo la protección divina puede lograr vencer esos toros bravíos que le amenazan hoy.

Tengamos la certeza de que no estamos solos en el combate. Esta junto a nosotros la Madre, María de Monserrate. En medio de la vorágine de situaciones que parecen hundirnos. Ella nos guía y señala el cambio a seguir. Volver a su Hijo, Señor y Salvador, para tener la vida abundante.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here