“Queremos darle a la gente de Punta Santiago la caña de pescar y no seguir dándole el pescado, para que ellos aprendan a pescar”, con estas palabras describió Padre José Colón, administrador parroquial de la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Punta Santiago en Humacao, lo que están haciendo en la comunidad que fue devastada por el paso del huracán María.

“Comenzamos con el comedor comunitario y la entrega de suministros ahora, estamos trabajando con 13 pescadores que lo perdieron todo, entiéndase embarcaciones, equipo de refrigerar, en fin todo. De ellos (los pescadores) dependen casi 100 personas contratados y subcontratados. Hemos desarrollado un comité apelando a la empresa privada, para ayudarlos”, dijo el sacerdote que lleva solo tres meses en la Diócesis de Fajardo-Humacao.

Explicó que la Iglesia católica se unió al empresarismo puertorriqueño con la idea de facilitarles recursos. “Ya se han unido como 25 empresarios de todas partes del País en especial de San Juan y han movido contactos para adquirir motores y equipos para reparar las lanchas”, comunicó.

A su vez, informó que los empresarios desean que los pescadores estudien. Para eso ya cuentan con varios profesores de la Universidad de Puerto Rico especialistas en vida marina, que les darán cursos para que estos puedan sacarle más provecho a su trabajo. “No queremos dejarlos como estaban sino intentamos que progresen y mejoren adquiriendo información para que tengan la pesca al día y sepan cómo pueden hacer las mismas tareas que realizan de una forma actualizada”, mencionó.

Anticipó que luego de trabajar con los pescadores quieren ayudar a  los pequeños empresarios de la zona que tienen restaurantes, cafeterías y hospederías, en la zona turística que tuvo cuantiosas pérdidas por la marejada ciclónica. Lo mismo quieren hacer con los residentes de la comunidad. “También queremos educar al pueblo. Esa idea surgió del grupo de voluntarios de la parroquia que quieren ayudar y eso a su vez permite que las personas que colaboran quieran continuar haciéndolo. No queremos quedarnos solamente en dar comida sino buscamos que la comunidad pueda crecer”, sostuvo el clérigo que reconoció que la feligresía se ha triplicado al punto que los domingos tienen que poner una carpa en las afueras del templo.

De otra parte, Padre José indicó que como parte de las iniciativas para sacar adelante a Punta Santiago siguen con el centro de acopio que entrega artículos de primera necesidad todos los sábados.

“Estamos llevando compras a las casas a las personas más necesitadas. El comedor sigue sirviendo 300 almuerzos todos los días. Seguimos visitando los enfermos. Llevando clínicas de salud y dándole seguimiento. Abrimos un laundry comunitario en el que hay cinco lavadoras que donó Frigidare que trabajan con plantas eléctricas para que la gente lave su ropa y la tiendan en sus casas”, precisó.

Por último, Padre José afirmó que quieren organizar un Caritas parroquial que sirva para vivir la experiencia eclesial. Aclaró que: “La Iglesia no es filantrópica. La filantropía es una ayuda que se hace a nivel humano. La iglesia es caritativa y por eso ejerce la caridad de Cristo, eso es Cáritas, no es quien remienda un paño sino, Cáritas es quien da a Cristo”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here