En un momento histórico para los frailes carmelitas, el pasado 18 de febrero la Catedral San Juan Bautista en el Viejo San Juan fue testigo del festejo de los religiosos quienes junto con el pueblo conmemoraron varias actividades en una sola celebración eucarística.

En esta se conmemoró los 140 años de fundación de la Tercera Orden, los 70 años de restauración de la Tercera Orden en San Mateo (Santurce en 1947), el diácono Francisco Martínez emitió su profesión perpetua dentro de la Orden, le impusieron el fajín de Capitana General a la Virgen del Carmen y la admisión de dos nuevos hermanos a la Orden.

La misa fue presidida por Padre Alberto Figueroa, vicario general de la Arquidiócesis y concelebrada por P. Benjamín Pérez, párroco de la Catedral y fray Luis Miranda, delegado de la Tercera Orden.

En su reflexión, P. Alberto explicó que: “La búsqueda del Dios vivo no se aparta nunca del corazón del Carmelita y su devoción a la Virgen es el agua que empapa y fecunda este deseo. Por eso se le da simbólica entrega de este símbolo de autoridad que es el fajín y la reconocemos como verdadera generala. […] María sale en defensa de sus hijos, los bendice, los protege y los anima a la batalla contra el pecado”.

“Al contemplarla en toda su belleza decimos como el Espíritu Santo en el libro del Cantar de los Cantares (6, 10): ‘¿Quién es esta que se asoma como el sol en la mañana? Es hermosa como la luna, radiante como el sol, irresistible como un ejército en marcha. A ella, a María se dirige nuestro pueblo, en ella pone su mirada en estos tiempos difíciles de retos y decisiones”, agregó.

Una vez culminó la homilía, el diácono Francisco Martínez realizó su profesión perpetua, acto que siguió con un fuerte aplauso de parte de los presentes.

Uno de los momentos más esperados fue la imposición del fajín de capitana general a la Santísima Madre. El mismo se le ofreció en gratitud por los más de 100 años de acompañamiento a los seglares. El fajín, de color rojo, fue impuesto por los hermanos del Batallón 448 de Ingeniería del Fuerte Buchanan.

Posteriormente, se inició el rito de iniciación en el que fueron admitidos a la orden dos nuevos miembros: P. Benjamín Pérez y Namir del Carmen Agosto. A estos se les hizo entrega de los escapularios, signos de la consagración a María, así como del hábito y el Santo Libro con el que culminó el ritual.

Fray Luis Miranda aprovechó la ocasión para extender su agradecimiento a P. Alberto Figueroa, también terciario carmelita por presidir la Eucaristía y a P. Jorge Betancourt, vicario provincial (por muchos años), al Batallón 448 y demás feligreses.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here