Getting your Trinity Audio player ready...

El discernimiento vocacional es más que aclarar ciertas inquietudes, es aprender y adentrarse en la vida consagrada y religiosa. Es un proceso donde se aprende a abrirse por completo a Dios y dejar que obre en nosotros y que Él haga Su voluntad en nosotros. En estos últimos cuatro meses llevo mi proceso de discernimiento en la Diócesis de Fajardo-Humacao, donde el Diácono Jonathan Pabón Tirado, quien es el encargado de las vocaciones, me ha ayudado a discernir correctamente y nos aconseja a todos que debemos rezar mucho para que el Señor nos ilumine y podamos seguir hacia adelante sin ningún tipo de miedo o reserva. Los encuentros han tomado lugar en Camino de la Cruz, Humacao. 

Este lugar es ideal para un proceso de discernimiento porque está aislado del ruido urbano. Es un ambiente de personas inmensamente buenas de corazón y humildes. En comparación, al comenzar mi discernimiento, sin duda alguna ahora estoy más claro de qué debo hacer y todo toma su debido tiempo. Es muy importante que no se piense en comenzar este proceso a causa de haber concluido una relación con su respectiva pareja, por no tener más opciones de trabajo, etc. Todos debemos tener una razón para que este proceso de discernimiento tenga sentido. Al asistir a estos encuentros mensuales, se ha plasmado en mí, cierta tranquilidad espiritual, he adquirido conocimiento y entendimiento de cómo es la vida consagrada, la importancia y de su gran responsabilidad. Sin duda alguna es de mucho provecho discernir la vocación. No pierdes nada en formar parte de esos jóvenes que buscan seriamente su propósito de vida y cuál es su llamado, si alguno. 

A lo largo de este proceso he aprendido que es preferible grandemente aislarnos de nuestro diario vivir. Es de suma importancia porque podemos llegar a confundirnos y no tomar las mejores decisiones para nuestro futuro. Por eso debemos tener un guía espiritual, quien asiste en ese adentrarse al discernimiento, que puede aclarar dudas y que ayude en situaciones personales. Así se puede llevar a cabo un proceso efectivo. Les invito a los jóvenes que se unan y participen de su Iglesia que los espera y necesita. En estos tiempos tan difíciles, se necesitan jóvenes con vocación. ¡Anímate joven y ten un encuentro personal con Jesús tal y como yo lo he tenido y sigo teniendo al caminar en este proceso vocacional, el cual es difícil pero lleno de frutos de los cuales gozarás y nunca te arrepentirás de haberte dado la oportunidad de tener un encuentro con Jesús!

José Enrique Meléndez De Jesús

Para El Visitante

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here