En un esfuerzo por prevenir y reducir el maltrato contra personas de edad avanzada, recientemente el Departamento de la Familia, en acuerdo con agencias federales, lanzó la campaña de servicio público El abuso no se ignora. La indiferencia es maltrato. Como resultado, en un plazo de dos semanas, se recibieron sobre 700 llamadas a través de la línea de emergencia, cifra que usualmente se registra en un mes.

Ante el alza en estos casos, es importante reconocer las señales que pueden resultar en maltrato hacia esta población, ya que generalmente no se reportan sea porque la víctima teme al agresor, depende de este o mantiene un fuerte sentimiento de amor o lealtad.

El portal del Departamento de la Familia define que el maltrato o negligencia puede ser por una acción u omisión que resulta en daño que coloca en peligro el bienestar o la seguridad de la persona.

Subraya que dos factores importantes a tener en cuenta son la situación de vulnerabilidad del individuo debido a la edad o condición de salud, ya que pueden tener un estado físico o mental más frágil. Y que, las personas a su alrededor han aprendido a ejercer su poder mediante el abuso.

Por lo general, el perfil del maltratante es alguien de confianza de la víctima. Resulta ser un miembro de la familia, una persona cercana o de la que dependa para el cuido o para subsistir. El maltrato también puede ocurrir en un hogar sustituto, asilo, centro de actividades múltiples u otro establecimiento de cuido.

Algunos tipos de maltrato pueden ser:
Negligencia – no se le da la debida alimentación ni medicinas en la cantidad y hora debida, higiene o recreación de acuerdo con la condición física del envejeciente.

Maltrato físico – consiste en golpear, empujar, amarrar o causar daño físico.

Explotación – cuando se obliga a la persona a realizar tareas no apropiadas a su condición física, trabajar sin paga o a pedir limosna.

Maltrato emocional – se amenaza, insulta, humilla o trata a la persona sin el merecido respeto.

Abuso sexual – cuando la persona es forzada a realizar actos sexuales en contra de su voluntad.

Abuso de bienes – uso del dinero o pertenencias sin conocimiento o consentimiento de la persona.

Maltrato institucional – cualquier acto de maltrato o negligencia en que incurre un operador o empleado de un establecimiento que ofrezca servicios de cuidado durante 24 horas o menos, o cuando el maltrato o negligencia sucede como resultado de la política, prácticas y condiciones del establecimiento.

Si la víctima presenta síntomas de: depresión, ansiedad o temor, golpes físicos sin explicación convincente, falta de comida, vestimenta adecuada o abuso económico, debe indagar en profundidad para determinar si está siendo víctima de maltrato o negligencia.

Se exhorta a la población a estar alertas y denunciar cualquier situación llamando al 787-749-1333 disponible las 24 horas.

Nilmarie Goyco Suárez
Twitter: @NilmarieGoycoEV
n.goyco@elvisitantepr.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here