Desde tempranas horas de la mañana los fieles de la Diócesis de Fajardo-Humacao se congregaron el sábado, 26 de mayo en los predios de la nueva sede del Obispado de la Diócesis en Fajardo, para participar de la bendición de la estructura, así como del décimo Aniversario de fundación de la Diócesis más joven de la Provincia Eclesiástica de Puerto Rico.

En la entrada del edificio el vicario general, P. Víctor Santiago recibía a los presentes y subían al segundo piso para ver las exhibiciones de los diferentes movimientos tanto de la Misión Loíza, Humacao y Fajardo, en los que está divida la Diócesis, en los que se recopiló los trabajos que han hecho durante esta primera década. Entre los grupos presentes, varias parroquias mostraron fotos de las actividades que se han efectuado como parte de la Catequesis Integral Familiar, Cam 5, Caballeros de Colón, Servicios Funerarios Católicos, Camino de Santiago y el Santuario Santiago Apóstol, que exhibió el nuevo afiche que presenta diferentes actividades que se han realizado en el lugar, entre otros.

A partir de las 10:30 de la mañana comenzó la oferta cultural, donde niños y jóvenes presentaron parte de la música y la tradición que distingue a esta área geográfica de Puerto Rico. El primer turno fue para la Rondalla de Humacao en la que niños y jóvenes engalanaron el lugar con su talento musical e interpretativo. Luego niños de la Diócesis bailaron danza, plena y hasta un baile taíno. Cabe mencionar, que al mismo tiempo habían kioscos vendiendo frituras y otras delicias culinarias.

A las 12:00 del mediodía inició la misa presidida por Monseñor Eusebio Ramos Morales, Administrador Apostólico de la Diócesis y Obispo de Caguas. Junto a él, concelebró Mons. Joseph Harris, CSSP, Arzobispo Emérito de Trinidad y Tobago, el clero de la Diócesis anfitriona, así como varios sacerdotes de Caguas que acompañaron al Obispo.

En el inicio de la misa, Mons. Eusebio señaló que “este es un día memorable no solo porque celebramos el décimo aniversario de fundación, sino que bendecimos e inauguramos la sede del Obispado. Es un día para darle gracias a Dios y a ustedes que son testigos oculares de este hecho. Muchos pensaron que no lo íbamos a lograr, pero hoy estamos aquí”, palabras que provocaron el aplauso de los presentes.

Mientras en la homilía, el Prelado destacó que desde el momento de la fundación de la Diócesis hace una década la Santa Sede encomendó que fuera una diócesis misionera. “Esa es nuestra razón de ser, tenemos que afianzarnos en ser una diócesis misionera. Tenemos que sumarnos a este proyecto misionero que es responsabilidad de todos y cada uno de esta diócesis”, expresó.

A su vez, como Obispo fundador les pidió a los presbíteros, diáconos, religiosos, líderes de las comunidades y al pueblo “que se agarren de la mano de los patrones Santiago Apóstol y Nuestra Señora del Carmen para continuar con el trabajo que resta por realizar. Al celebrar este décimo aniversario les pido que tengan presente a Pablo VI, Mons. Romero y a nuestros dos patrones para que los ayuden a ser una diócesis misionera”.

Una vez concluyó la homilía, Mons. Eusebio asperjó con agua bendita a los fieles allí reunidos y cada esquina del Obispado mientras Millie Lee y su grupo entonaron un cántico. Luego se continuó con la misa de forma regular. Antes de la bendición final, el Obispo llamó a varios líderes de diferentes comunidades que trabajaron mano a mano con él durante los pasados 10 años y que ahora se retiraron por razones de salud.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here