Mi experiencia con Voluntarios Acción Social es una de crecimiento continuo. Ayudar a las personas más necesitadas de nuestra comunidad nos brinda la oportunidad de aprender de su sufrimiento y de su alegría para poder aprovechar nuestras vidas al máximo. Saber que le estamos apoyando nos inspira a ser conscientes de los problemas que nos rodean, aunque no nos afecten directamente. La apertura y organización con que operan Voluntarios Acción Social es admirable, pues se sabe que se puede contar con ellos para hacer llegar los servicios y recursos necesarios a quienes los requieren, consistentemente.

Gran parte de la labor humanitaria es la aptitud que tienen los colaboradores para ordenadamente llevar a cabo sus tareas en favor de las personas que sirven. En el tiempo que mi familia y yo hemos estado involucrados de distintas maneras con Voluntarios Acción Social siempre hemos notado que existe entre los miembros un verdadero afán por ayudar y amar, y que todo lo que hacen es con premeditación inteligente y con entusiasmo. Una de las razones por las cuales esa preparación y pasión son importantes es porque uno se puede enfrentar a situaciones difíciles que exigen ciertas tácticas. Cuando se interactúa directamente con personas sin hogar, pobres, hambrientas, con enfermedades, uno nunca sabe exactamente cómo transcurrirá la ocasión.

Hay personas que tienen problemas específicos médicos (fisiológicos o psicológicos) que necesitan atención especial, y es menester poder brindarles ese cuidado específico. También hay que conocer los grupos de personas y los lugares con los que se ha de trabajar. Voluntarios Acción Social ya tiene una tradición filantrópica en Caguas y sabe estrechar lazos con otras organizaciones religiosas y seculares para el beneficio de los individuos puertorriqueños o extranjeros que viven entre nosotros y que ellos ayudan, que debemos recordar son nuestros hermanos. Estoy muy agradecido de poder ser parte de este gran esfuerzo, pues lo que define a un ciudadano y a su país es cómo tratan a los más desaventajados, cómo luchan para que los marginados, los rechazados, los de abajo puedan ser parte de una comunión de amor entre todos.

(Gerardo Lamadrid)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here