Durante una aparición, Jesús reveló a santa Margarita María de Alacoque la promesa a los que propagan la devoción a su Sagrado Corazón tendrán una recompensa maravillosa: “tendrán sus nombres escritos en mi Corazón y nunca serán borrados“. Esta promesa alude a las palabras de san Juan Evangelista: “No voy a borrar su nombre del libro de la vida.” (cf Ap 3, 5) El saber que Jesús tendrá nuestro nombre escrito en su Sagrado Corazón, nos asegura la eternidad de su amor. Es importante ese concepto, las promesas de Jesús son eternas.

Con esta frase Jesús promete una amistad profunda e inextinguible entre Él y el fiel devoto que ayuda a propagar la devoción. Además de las delicias de sentir nuestro gran amor por el Sagrado Corazón, Jesús nos promete corresponder nuestro amor eternamente. En ese amor nos fundimos con la Santísima Trinidad, en la virtud teologal de la caridad, que es el amor, porque “Dios es amor”. (cf 1 Jn 4,7)

Jesús desea ser amado por la humanidad entera. Dios desea que se cumpla el Primer Mandamiento: “Amar a Dios sobre todas las cosas”. (cf Ex 20, 3) Propagar la devoción al Sagrado Corazón, es una manera de mostrar nuestro amor a Dios. Enseñemos a los demás a amar a Dios.

Jesús no necesitaría que propaguemos el amor. Sin embargo, el mismo Verbo Encarnado, el Dios con nosotros, desea que seamos uno con Él. Jesús desea que podamos compartir nuestro amor a Dios con los demás. De esta manera amaremos a “Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo”. (cf Mt 22, 37) Habremos de compartir el amor a Dios que es un gran tesoro, (cf Mt 13, 44) con el prójimo. Eso es amor.

¿Cómo podemos propagar la devoción al Sagrado Corazón de Jesús?

  • En lo personal, podemos usar el “Detente”, que es una pequeña imagen en forma de estampa ovalada, del Sagrado Corazón de Jesús con una corta leyenda que dice: «Detente, el Corazón de Jesús está conmigo». Esta imagen, no necesita ser impuesta por un sacerdote. Úsala y regala una a tus seres queridos.
  • En nuestros hogares, podemos entronizar una imagen del Sagrado Corazón en un lugar visible, para que todo el que llegue perciba nuestro amor por Él.
  • En nuestras Parroquias, podemos propagar la devoción dando el ejemplo, asistiendo a los Sacramentos, en honor a los Primeros Viernes de Mes, participando de la Solemnidad del Sagrado Corazón y venerando su Imagen en el Templo.
  • En los medios de comunicación social, podemos leer y regalar a nuestros vecinos los escritos de El Visitante, como obra evangelizadora. También a través de internet se han creado grupos para “Amar el Amor”, que se dedican a propagar esta devoción.

Amemos al Amor mismo. Reparemos por los que no lo aman. Propaguemos la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, para tener un Dios Padre y Amigo eternamente.

Por Natalio Izquierdo, MD

________________________________

Medios para vivir la devoción al Sagrado Corazón

Propagar la devoción al Sagrado Corazón a través de internet: así nace la web «Amar al Amor»

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here