Getting your Trinity Audio player ready...

En el año 2010, un grupo comunitario de arecibeños preocupados por el manejo de los desperdicios sólidos y una propuesta de un incinerador de basura, crearon la organización Basura Cero Puerto Rico. El reclamo de los ciudadanos resultó en convertir la iniciativa de ‘cero basura’ en una gestión de país. 

A partir de ese momento, comenzaron a realizar actividades educativas y campañas, para lograr su visión de “un Puerto Rico sostenible que extiende el valor de los productos y materiales, reduciendo la generación de desperdicios y el agotamiento de recursos para proteger el bienestar humano y ambiental”. 

“Nuestra misión es promover una economía circular mediante la educación, asociaciones y respaldo a iniciativas públicas, privadas y comunitarias que fomenten el uso responsable de los recursos”, expresó Rossy Masses, vicepresidenta de la organización. 

Masses explicó que algunos de los proyectos que trabaja la entidad actualmente son talleres educativos para la creación de composta y asesoría a entidades que buscan mitigar su huella de carbono a nivel operativo o de producción. También el lanzamiento del programa Dale Vida al Vidrio, donde en conjunto con el Municipio de Manatí y la empresa Bloques Caribe Inc., procuran realizar un piloto que apoyará el acopio y reciclaje de vidrio con el fin de crear materiales de construcción sostenibles, cerrando la cadena de valor localmente.

¿Han logrado cambiar los paradigmas en la sociedad acerca del valor que puede tener la basura en lugar de simplemente botarla?

“En efecto, poco a poco se han logrado cambiar paradigmas desde cómo cambiamos el concepto de “basura” al de residuos, testimoniando cómo individuos y empresas cada vez cobran conciencia y realizan cambios en su proceso de consumo, post consumo y producción (en el caso de comercios)”, explicó Masses. “Asimismo hace una década estos temas apenas eran de interés público en el sector gubernamental, y al menos ahora son parte de la discusión, aunque aún falta la parte de ejecución”. 

La vicepresidenta de Basura Cero añadió que reconocen que “requiere de un cambio de mentalidad, de legislación y de auditoría activa por parte del gobierno el transformar la logística de manejo de residuos, para que los ciudadanos puedan reducir, compostar y reciclar, con mayor facilidad y recurrencia necesaria”.

Qué dice Laudato Si’

El papa Francisco, en su encíclica por el cuidado de la casa común, Laudato Si’, recuerda que en el mundo “se producen cientos de millones de toneladas de residuos por año, muchos de ellos no biodegradables: residuos domiciliarios y comerciales, residuos de demolición, residuos clínicos, electrónicos e industriales, residuos altamente tóxicos y radioactivos”. 

“La tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería. En muchos lugares del planeta, los ancianos añoran los paisajes de otros tiempos, que ahora se ven inundados de basura”, dice el papa sobre esta problemática que no tan solo afecta a Puerto Rico, sino al mundo entero. 

En la encíclica Laudato Si’, el papa Francisco también dice que la lógica del relativismo propende al “usa y tira”, lo que genera “tantos residuos solo por el deseo desordenado de consumir más de lo que realmente se necesita”. Reflexiona además el papa en su “encíclica verde” que el “hecho de reutilizar algo en lugar de desecharlo rápidamente, a partir de profundas motivaciones, puede ser un acto de amor que exprese nuestra propia dignidad”.

Marielisa Ortiz Berríos

Para El Visitante