La mayor tranquilidad de Amparo Maldonado Cruz era su casita, allí vivía feliz en su vejez acompañada de su hija; en escasez, pero con dignidad. Hasta que la fuerza despiadada del huracán María convirtió su humilde hogar, ubicado en la comunidad Quebrada Grande de Barranquitas, en una pequeña pila de escombros sobre una base quebrada de cemento. Sobre la zapata agrietada solo quedan recuerdos mojados entre cristales rotos y paneles arrancados.

“Solo quiero llegar a mi casita…”. Estas fueron las primeras palabras de Amparo Maldonado, que entre lágrimas y anhelos clamó al cielo por ayuda. “El huracán me lo llevó todo… menos este sillón”, confesó entre lágrimas seguido de un golpecito en la madera. Ahora solo tiene una mecedora que un vecino pudo recuperar monte abajo. Al día siguiente, vecinos relataron cómo el techo y partes de la casa literalmente salieron volando. Cuando se enteró, comenzó a gritar y a llorar desconsoladamente.

[Best_Wordpress_Gallery id=”81″ gal_title=”Pesebre de Amor: Amparo Maldonado”]

Amparo Maldonado tiene 3 hijas y 3 nietas. El día antes su familia la obligó a salir de su casa. Todos se refugiaron en casa de una de las hijas a unos 150 metros de distancia, en la misma comunidad de escasos recursos. Allí se mantienen unidos y con carencias en la pequeña casa. Desde la sala en su refugio provisional se mese, espera en silencio por FEMA y las autoridades gubernamentales que aún no han llegado, en oración y desde la ventana observa la loma que por tantos años conoció como su hogar.

“Lo único que deseo es llegar a mi casita… Si alguien me puede ayudar se lo voy a agradecer en el alma… Quiero tener mi casita para que me puedan visitar”, dijo la septuagenaria. Amparo no cuenta con ingresos para recuperarse del duro golpe, solo con una pequeña porción del Seguro Social y los cupones.

El huracán sacudió la montaña, pero la fe puede mover montañas. Así, la abuela de gran fe entre sollozos no pierde la esperanza de un mejor mañana al afirmar: “Pero, mi Dios no me abandona”.

Cáritas de Puerto Rico: 787-300-4953 o el 787-918-3802. (Cáritas de Puerto Rico, P.O. Box 8812, San Juan P.R. 00910- 0812

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here