Inicio Camino, Verdad, Vida SIN MIEDO A SERVIR

SIN MIEDO A SERVIR

0
31
Getting your Trinity Audio player ready...

PEQUEÑOS MONAGUILLOS CUENTAN SU GRAN EXPERIENCIA

En la Capilla Buen Pastor de Dorado, dos jovencitos están dejando una marca de su fe en su comunidad a través de su servicio como monaguillos. Luis Sostre, de 13 años, con 5 meses en el rol, y Matthew Cruet, de 11 años, con apenas 1 mes en el servicio, compartieron sus reflexiones sobre esta experiencia única al pertenecer al ministerio en el cual ofrecen su servicio a Dios semana tras semana.

Ambos jóvenes describieron su tiempo como monaguillos como una oportunidad para conectarse más profundamente con su fe y su comunidad. Para Luis, estar en el altar es un momento de serenidad y entrega a Dios, mientras que Matthew fue motivado por el ejemplo de su familia y su amor por la iglesia.

El aspecto más significativo de su servicio es la posibilidad de contribuir activamente en la liturgia. Desde ayudar al sacerdote durante la Misa hasta encargarse de objetos sagrados como las copas y el misal, ambos jóvenes sienten una profunda gratificación en cada tarea realizada.

Sin embargo, no todo es fácil en este camino de fe. Ambos enfrentan desafíos, como la necesidad de memorizar los momentos claves durante la celebración y lidiar con tareas físicas, como llevar el acetre (recipiente de agua bendita) durante la aspersión.

Cuando se les preguntó cómo esta experiencia impacta su vida diaria, destacaron la importancia de la concentración y el aprendizaje continuo. Para Luis, esto se traduce en un enfoque más sereno en otras áreas de su vida, mientras que Matthew encuentra en su servicio una oportunidad para desarrollar habilidades prácticas y espirituales.

Fuera del ámbito religioso, estos jóvenes tienen una variedad de intereses, desde deportes hasta actividades recreativas. Sin embargo, su compromiso con la fe sigue siendo una parte central de sus vidas.

Para aquellos que están considerando unirse al servicio como monaguillos, Luis tiene un mensaje de aliento: “¡No tengas miedo! Aunque pueda parecer difícil al principio”. 

Su servicio como monaguillos no solo los ha llevado a una mayor comprensión de su fe, sino que también ha fortalecido los lazos de comunidad y familia en la Capilla del Buen Pastor y en la Parroquia Nuestra Señora de la Salud, en donde sirven junto a otros chicos y chicas. Ambos expresaron su gratitud por el apoyo y la guía brindados por sus padres en el compromiso de servir en el altar.

Luis y Matthew ofrecen un testimonio inspirador de fe y servicio. Su dedicación y compromiso son un ejemplo para todos aquellos que buscan vivir su fe de manera significativa en la comunidad desde corta edad y una motivación para no perder el entusiasmo en el servicio para aquellos con más años.

Jonathan Colón Hernández

Para El Visitante