Con ánimo, esperanza, música y cultura, los jóvenes puertorriqueños de la Pastoral Juvenil a nivel nacional (PJN) clausuraron la peregrinación por las seis Diócesis de Puerto Rico de los signos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), a celebrarse en Panamá 2019. Esto la tarde del pasado 29 de diciembre en la parroquia María Auxiliadora de Cantera. Además, en la actividad se celebró una expo vocacional.

A las 3:00 p. m., hora de la misericordia, un equipo de jóvenes con ropa típica entronizaron los signos de la JMJ junto a las banderas de Panamá, Puerto Rico y Vaticano. La majestuosa entrada estuvo animada con cánticos y el efervescente ánimo juvenil. Uno de los momentos revestidos de cultura fue la participación del grupo Arte y Misión de Caguas a las 3:30 p. m. Con un despliegue magistral de arte, el quinteto de jóvenes de la ciudad criolla demostró su destreza en la danza en la canción Isla bendita.

Por otro lado, durante uno de los mensajes catequéticos de la tarde, la joven Coralys Arroyo Ríos de la Pastoral Juvenil de la Diócesis de Caguas, señaló que los signos son una llamada a profundizar y a llevar al siguiente nivel la misión de la pastoral juvenil. “Nosotros como juventud tenemos la misión de enamorar, buscar y acompañar los jóvenes para que se unan a Cristo y para que ellos mismos sean testimonio”, dijo. En su mensaje abundó sobre estos cinco movimientos pedagógicos: nos fascinamos por la juventud, nos acercamos a la juventud, escuchamos a la juventud, discernimos con la juventud y nos convertimos con la juventud. 

Por su parte, P. Arnaldo Orsini, asesor de la PJN, explicó que los signos son un recuerdo de la confianza depositada en los jóvenes que tuvo el hoy San Juan Pablo II y los demás sumos pontífices. “Por eso en este momento histórico particular, es un llamado a confiar y creer en ellos; un llamado a apoyarles, amarles y acompañarles para hacerlos verdaderos protagonistas de la evangelización. De este modo, en el momento histórico social que vive Puerto Rico, la juventud será ese signo de “unidad y esperanza para el País y para la Iglesia”.

A las 4:00 p.  m. los jóvenes presentes separaron un espacio para acercarse a los signos de la JMJ. El ambiente de devoción y la música reflexiva enmarcó la adoración de los signos al pie del altar. Posteriormente, a eso de las 5 de la tarde, dio inicio la misa, presidida por Mons. Daniel Fernández Torres, Obispo de la Diócesis de Arecibo. Durante el ofertorio se presentaron: un par de tenis, la mochila, el cuatro puertorriqueño, la camisa con el logo de la JMJ, la imagen de la Virgen de la Providencia y las especies del pan y vino.

Durante su homilía, luego de saludar a cada una de las comitivas diocesanas juveniles, Mons. Daniel dijo que era curioso cómo la peregrinación de los signos por las Diócesis se dio en tiempos de navidad; una cruz en tiempos de celebrar el nacimiento de Jesús, lo que calificó como una paradoja. Así, se sirvió de distintos momentos del Evangelio para evidenciar que lo que puede sonar contradictorio, realmente no lo es. “Tenemos que estar dispuestos a arriesgarnos y aunque no entendamos, caminar con fe. Lo importante en esta clausura es que miremos la cruz llenos de fe, amor y agradecimiento, y que reunamos todos nuestros propósitos de entregarnos al Señor”, apuntó el prelado.

Aludiendo a las palabras del hoy Papa emérito Benedicto XVI, invitó a “que no pase un domingo sin ir a misa, ningún día sin hacer oración y ningún instante sin cumplir los mandamientos”. Y llamó a los jóvenes a encomendarse a la Virgen María.

En un aparte con El Visitante, Juan Martínez Guzmán, secretario ejecutivo de la PJN, sostuvo que el recorrido de los signos de la JMJ trajo esperanza, unión y ánimo a los jóvenes puertorriqueños. “Fue una gran oportunidad de sentir la presencia de Jesús y para los jóvenes que estuvieron un poco alejados fue ese momento perfecto para acercarse”, dijo. Añadió que el acontecimiento trajo esperanza y un aire de la JMJ a los que perdieron todo por el huracán y se esfuerzan por recuperar sus proyectos. El secretario estuvo en los recorridos por las seis Diócesis y agradeció a todos los que colaboraron en este ejercicio que se caracterizó por la seguridad de los signos y momentos especiales.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here