La procesión de la Estampa Viviente que se hace cada Viernes Santo por las calles del pueblo de Arecibo, es sin lugar a dudas transportarse al año 33 en la era cristiana. La procesión  del santo entierro inicia una vez culminan los oficios de la tarde en la Catedral San Felipe Apóstol de ese pueblo. Un muchacho con guantes blancos lleva el estandarte de la Estampa Viviente. Le sigue un grupo de jóvenes y adultos que portan los símbolos de la pasión: la cruz, el marrón, el látigo, la corona de espinas, la esponja con vinagre y los clavos.  Junto a ellos camina la Verónica.

Después sigue un grupo de soldados romanos con la vestimenta fiel a la época y sus imponentes armaduras. Ellos, escoltan la calesa de caballos adornada con hermosas y coloridas flores donde yace el cuerpo de Jesús ensangrentado luego de haberlo bajado de la cruz. A los pies del Hijo va  su madre, María, que no puede ocultar su dolor al ver cómo quedó su hijo tras dar su vida por la humanidad. María Magdalena y Juan, el discípulo amado, la acompañan y consuelan.

Detrás de ellos, el pueblo judío compuesto por bebés, niños, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad ataviados con la vestimenta que se usaba en ese tiempo, recorren  las calles de la Villa del Capitán Correa. Unos descalzos, otros en sandalias. Llevando en su interior sus propias intenciones y las que le han pedido los fieles. El recorrido dura alrededor de hora y media.

Les siguen los feligreses no solo de Arecibo sino de otros pueblos que llegan para ser parte de esta tradición que lleva 21 años.

Durante el trayecto las personas salen de sus casas y se aglomeran en las calles para ver la procesión.

Cómo surgió la Estampa Viviente

Desde pequeño Rafael “Rafy” Colón, sirvió en la Catedral San Felipe Apóstol como monaguillo, en el equipo de lectores, con el sonido y en las procesiones. Afirmó que desde pequeño le molestó que relacionaran la Semana Santa con un tiempo para vacacionar y los anuncios en los medios de comunicación anunciando viajes en crucero y otros destinos. “Si para Cristo no fueron vacaciones ¿por qué para nosotros que somos pecadores tienen que serlo?”, cuestionó.

En 1996 recibió la inquietud de agregarle a las procesiones del Viernes Santo una representación viviente. “Me preguntaba cómo iba a trabajar con eso, no me gusta hablar en público. Lo mío era la fotografía y lo técnico, pero la idea no se iba de mi mente. Así que como devoto de la Virgen que dijo sí, también dije sí. Ya de eso han pasado 21 años”, recordó.

Detalló que la primera Estampa Viviente que organizó fue en el 1997 y participaron aproximadamente unas 25 personas. Hoy día han logrado reunir más de 130 y cada año el grupo crece más. Durante la peregrinación llevan el mensaje enfatizando que la Semana Santa no es para vacacionar e “invitamos a los que nos escuchan a que se acerquen a Dios y a los Sacramentos. Recalcamos que Dios debe ser la prioridad en la vida de cada persona”.

Rafy aclaró que la Estampa Viviente no es un viacrucis “yo le llamo una continuidad porque luego de los Oficios de la Tarde  nos incorporamos  al pueblo para participar de la tradicional procesión con algunos elementos artísticos”. No obstante, reiteró que “la Estampa Viviente no es  una obra de teatro, los que participan no son actores, ni yo soy director de teatro. Esto no es un show ni es para lucirse. Es una vivencia, una experiencia para ofrecerla por las intenciones personales de cada uno de los participantes o por personas enfermas que piden oración”.

Devoción y espiritualidad

Rafy precisó que luego de recorrer varias calles del pueblo, regresan a la Catedral. Dijo que este año, harán una consagración al Sagrado Corazón de Jesús. “Ese es un momento sublime donde todo el pueblo se toma de las manos, mira al cielo y hay un silencio sepulcral”, confesó. Anticipó que Valeria Montes, la hija de Javi de Son by Four interpretará la canción Misericordia.

Posteriormente, de  manera ceremoniosa sacan el Cristo de la calesa y varios hombres lo cargan en brazos hasta el interior del templo. Allí lo colocan a los pies de la Virgen, frente al altar mayor creando la estampa de la Piedad. Mariana Romero, interpretará una canción de adoración y el pueblo en fila se acercará para contemplarlos.

“Otros años la gente quiere dejarle flores al Cristo, los padres piden permiso para que los más pequeños se acerquen. Llegan personas impedidas y oran frente a Jesús. Ocurren muchas cosas que me impresionan mucho”, compartió Rafy.

Destacó que la primera parte concluye cerca de las 7:00 de la noche para dar paso al Sermón de la Soledad. Una vez termina el sermón, sale la procesión de la Virgen dolorosa. En ella participa toda la Estampa menos Jesús. Este recorrido es en silencio y es más corto que el primero. Al regresar a la Catedral se apagan todas las luces y las Hermanas Dominicas de Fátima tienen a su cargo una reflexión de unos 15 minutos en la que se medita sobre la crisis actual que vive Puerto Rico. A esto se añaden efectos de música, luces y humo.

Especificó que al finalizar, se apagan todas las luces simbolizando el mundo de tinieblas que vive la humanidad. De pronto, en la entrada del templo se enciende una luz y entra la Virgen dolorosa sosteniendo una vela en sus manos y camina hacia el altar mayor. “La vela simboliza nuestra fe, nuestra llama encendida, la luz de Cristo, pero también simboliza las peticiones de toda la comunidad que María le presentará a su hijo frente al altar”, indicó.

Añadió que: “Entonces la Virgen se coloca en un plataforma iluminada en un silencio total. Los fieles se toman de las manos, las luces se apagan de nuevo y se enciende el crucifijo de fondo de la Catedral. El ministerio de Música Benedicere interpretará una canción y de esta forma concluyen los actos ese día”.

Personajes y vestuario

Rafy destacó que a principios de cada año se reúnen para comenzar los preparativos de la Estampa “identificamos auspiciadores, verificamos la utilería y vemos cuántas personas quieren participar para hacer los arreglos con el vestuario”.

Admitió que para la vestimenta cuentan con auspiciadores y personas  que donan la tela para hacer los vestuarios. “Nosotros proveemos la ropa a cada participante. Nadie puede decir que quiere ser parte de la Estampa, pero que por falta de dinero no puede hacerlo. No le pedimos un centavo a nadie”, confirmó.

Relacionado a los personajes principales como son el joven que interpretó a Jesús por los pasados 9 años, Rafy aseguró que es bien difícil interpretar a Jesús aunque esté muerto. “Tiene que estar más de una hora acostado sin moverse, se le adormecen los brazos y las piernas. Se le paran moscas encima y no se puede mover. Cuando termina hay que ir sentándolo poco a poco porque tiene todo el cuerpo adormecido”, explicó.

Por esa razón, “previo a la actividad los participantes se preparan con dinámicas y charlas. Ellos ofrecen su sacrificio por diferentes peticiones”.

Los interesados en vivir esta experiencia, de oración en familia y consagración al Sagrado Corazón de Jesús  pueden llegar hasta la Catedral San Felipe Apóstol de Arecibo el viernes, 14 de abril a partir de la 1:00 de la tarde.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here