La Madre de Dios se hace presente en nuestras vidas e intercede por nosotros, sus hijos. En Puerto Rico, la Virgen María tiene lugares especiales donde personas de todos los rincones de la Isla acuden a pedir socorro de nuestra Madre. Quebradillas da lugar a uno muy particular que, aunque lleva poco tiempo, ha acogido a miles de peregrinos en los pasados años. El Santuario Diocesano Virgen del Perpetuo Socorro, ubicado en el Barrio Cocos de la ciudad pirata, es conocido por ser “centro de espiritualidad y peregrinaciones grupales”. Además, es conocido como “Casa de la Virgen”, y ya que celebramos la fiesta de la Virgen del Perpetuo Socorro el 27 de junio es tiempo propicio para visitarlo. 

Historia de la imagen 

El Padre Martín Sábada, Rector del Santuario, explicó a El Visitante que la devoción a la Virgen del Perpetuo Socorro proviene de la isla de Creta aproximadamente en el Siglo XV, cuando un cuadro de estilo greco-bizantino con la imagen fue trasladado en barco hacia Italia, y al llegar, el hombre con posesión de este se enferma y antes de morir expresa la idea de que la imagen sea expuesta y venerada, pero no fue así. 

Luego, la imagen pasó a un amigo, y en revelaciones de la Virgen a este señor, expresó el deseo de ser venerada en un templo cercano. Al ellos negarse al pedido de la Madre, el amigo muere y se le vuelve a aparecer a su hija, a quien le indica “que Santa María del Perpetuo Socorro quiere que la saquen de casa”. Por eso, fue llevada a la iglesia de San Mateo en Roma. Allí el cuadro fue custodiado por unos años por los frailes agustinos. Después de eso, recorrió varios lugares, quedando olvidado otro tiempo más en un pequeño oratorio. Hoy día es venerado en la iglesia de San Alfonso María de Ligorio en Roma. 

“Más que ver la materialidad del cuadro es lo que representa para nosotros”, explicó P. Sábada. Son cuatro los personajes visibles en la representación, incluyendo a los arcángeles en los extremos que presentan en sus manos los signos de la pasión. “Impresiona mucho la solemnidad y la paz de la Virgen”, pues María no está asustada como el niño, que muestra cierto miedo. Jesús, que también tiene los pies descubiertos como signo de humanidad, agarra en búsqueda de protección el pulgar de María que no cierra su mano, la cual se mantiene apuntándolo como señalando el hecho de que Ella lleva a Jesús. “La mirada de la Virgen hacia nosotros es la que nos está invitando –a la paz–, una llamada tan fuerte que hace mirar”, enfatizó el presbítero. Aunque existen otros símbolos en la imagen, al contemplarla, cada uno de nosotros nos hacemos parte. 

Perpetuo Socorro en Puerto Rico  

La advocación de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro se ha extendido por todo el mundo y la imagen, plagada de simbologías, hoy se venera en un sinnúmero de templos tanto en Puerto Rico como internacionalmente. Aunque en sus inicios, la Diócesis de Arecibo tuvo como patrona a la Virgen de Guadalupe, la advocación del Perpetuo Socorro llegó a convertirse en su patrona oficial cerca de 1986. 

El Santuario Diocesano Virgen del Perpetuo Socorro nace y se concreta en un tiempo muy particular; es decir, antes y durante la pandemia. Oficialmente fue erigido canónicamente, en su festividad, el 27 de junio de 2019. Sin embargo, fue inaugurado y consagrado el templo y altar en octubre del año siguiente en lo que había sido hasta entonces la Parroquia Sagrado Corazón de Quebradillas. 

El icono que hoy se venera allí contiene proporciones únicas en Puerto Rico al ser una imagen de más de 8 pies de alto. Por esta y otras razones, su transportación desde Europa hasta la Isla demoró más de un año. El cuadro fue pintado exclusivamente para la Diócesis por Don Rafael Cervantes, de Sevilla, y es una réplica del original que se conserva en Roma. Este cuadro a gran escala fue develado y entronizado oficialmente el 30 de octubre de 2021, clausurando de esta forma el mes del Rosario. 

Durante la semana, el Santuario cuenta con diversos servicios religiosos; aquí algunos de ellos: Santo Rosario y Misa de lunes a viernes, comenzando las 5:30 p.m; Jueves Eucarísticos a las 5:00 p.m., seguido por la Misa; Santa Misa dominical a las 7:00 a.m., 9:00 a.m., 11:00 a.m. y 5:30 p.m.; Rosario de la Aurora con Exposición del Santísimo los primeros sábados de mes a las 7:00 a.m. y cada cuarto sábado de mes se ofrece un retiro mensual comenzando a las 9:00 a.m. y culminando a las 5:00 p.m. Adicional a esto, el Santuario cuenta con una Capilla de Adoración que al momento opera sólo de 9:00 a.m. a 1:00 p.m. Asimismo, el Santuario se prepara para ampliar sus servicios a través de las redes sociales y el internet. Para más información sobre dirección espiritual, confesiones o peregrinaciones grupales, llamar al (787) 895-3033. 

Jorge L. Rodríguez Guzmán 

j.rodriguez@elvisitantepr.com 

Twitter: jrodriguezev 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here