Tradicionalmente la imagen de los Reyes magos está relacionada con tres sabios que viajaron desde muy lejos con coloridas vestimentas para adorar y obsequiar regalos al Niño que nació en Belén y al que llegaron guiados por una estrella. Pero qué pensaría si encuentra a Gaspar, Melchor y Baltazar cantando canciones tradicionales de la cultura puertorriqueña y tocando la guitarra, acordeón y el cuatro, respectivamente. Pues así encontró El Visitante, a los Magos procedentes de Oriente en el vestíbulo del Hospital el Buen Samaritano del pueblo de Aguadilla.

Ante la mirada sorpresiva de una niña que les preguntó cómo sabían tocar instrumentos, el Rey Melchor tomó la palabra y le explicó que ellos aprendieron a tocar precisamente en Puerto Rico. “La primera vez que vinimos aquí la gente se veía tan contenta cantando y bailando que eso nos motivó a aprender a tocar.

Aquí las navidades son muy alegres y comprendimos que era por la música”, dijo mientras tocaba algunas notas con el acordeón.

Continuó diciendo que: “La música nos permite llegar a otros corazones y a otras áreas del corazón que uno normalmente si no toca un instrumento no puede llegar. El puertorriqueño por naturaleza lleva la música en su cuerpo. Cuando cantas y tocas los himnos tradicionales: en plena y bomba, automáticamente se establece un canal de comunicación entre los reyes, los niños y los adultos. Nuestro objetivo es llevar la tradición y devoción de la cultura a través de los Reyes Magos”.

Del mismo modo, destacó que en Puerto Rico existe una devoción grande, porque son pocos los lugares en el mundo donde se les considera santos, y en Puerto Rico se les llama los santos reyes. Destacó que es a través de las promesas que le imploran a los Reyes que intercedan ante el Niño Jesús y su Padre, por una gracia particular. Cuando la petición es concedida se hace un rosario cantado, se dan trullas o se cantan aguinaldos inspirados en los Santos Reyes como se les suele llamar.

Melchor precisó que el componente devocional es bien grande y por eso siempre que visitan algún lugar piden espacio para orar por los enfermos. “Tal y como Cristo nos mandó. Tratamos de llevar la luz que recibimos en el Pesebre porque nosotros no nos convertimos en reyes cuando nos ponemos la ropa, somos los Reyes que fueron al pesebre de Belén”, aseguró Melchor.

Por su parte, Gaspar enfatizó que a lo largo del año en su carácter personal siempre está involucrado en actividades religiosas, cívicas y de ayuda al prójimo. “Esto no es algo que hacemos cuando nos ponemos la ropa. Esto es algo que se lleva en el corazón”, dijo al tiempo que indicó que desde octubre comienzan a recibir peticiones para que los Reyes Magos participen de actividades no solo para niños sino también para adultos.

Los tres Magos de Oriente recomendaron a los padres puertorriqueños que residen fuera del País a: “Continuar esta tradición sin importar en qué lugar del mundo estén. Los Reyes Magos no son exclusivamente de Puerto Rico, sino de todo el mundo y en cada país se celebra esta fiesta de diferentes formas”.

Sobre esto Melchor mencionó que, así como se es católico sin importar en qué parte del mundo uno viva, “es responsabilidad de cada padre como dice Gaspar, ser Rey Mago y mantener las tradiciones de poner la cajita con la yerba, hacer la cartita, hacer su belén… Las costumbres y tradiciones no son externas, empiezan de adentro hacia afuera y los padres deben inculcarla en sus hijos para que tengan una identidad cultural”. Al tiempo que aceptó que “lo que no debe pasar, es que se pierda esta tradición de cultura y devoción”.

Por último, les recomendaron a los niños que no se olviden de dejar la caja con yerba, porque sus caballos siempre están hambrientos. Portarse bien y acostarse temprano para que la mañana del 6 de enero reciban su regalo de parte de los Reyes magos.■

Camille Rodríguez Báez
Twitter: @CamilleRodz_EV
c.rodriguez@elvisitantepr.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here