Getting your Trinity Audio player ready...

Del el 30 de noviembre al 3 de diciembre de 2023 Puerto Rico fue el anfitrión de la reunión anual del Consejo Nacional Católico para los Ministerios de la Pastoral Hispana (siglas inglés NCCHM) celebrada en el hotel Embassy Suite de Carolina. Contaron con presencia de diferentes grupos y ministerios hispanos que trabajan con las comunidades hispanas en los Estados Unidos, por ser un consejo de liderazgo católico, conto con la presencia de varios sacerdotes, diáconos, religiosas y religiosos y con el acompañamiento de los obispos de Puerto Rico. 

El jueves en la misa de apertura estuvieron presente Mons. Roberto O González Nieves, Arzobispo de San Juan, y Mons. Ruben A. González Medina, Obispo de Ponce y Presidente de la Conferencia Episcopal Puertorriqueña. La misa de apertura fue presidida por el Arzobispo Roberto. 

Como parte de la convención, el sábado 2 de diciembre, visitaron la zona turística del Viejo San Juan. A eso de las 6 de la tarde estuvieron en la Catedral donde celebraron la misa con la comunidad de Catedral para celebrar el primer domingo de Adviento. La misa fue celebrada por el Arzobispo Roberto; y concelebrada por el Cardenal Christophe Pierre, Nuncio Apostólico de EE.UU.; Mons. Eusebio Ramos, Obispo de Caguas y Vicepresidente de la CEP; Mons. Alberto Figueroa, Obispo de Arecibo y Secretario-Tesorero de la CEP; Mons. Angel L Ríos, Obispo de Mayagüez, y Mons. Tomás González, Obispo Auxiliar de San Juan. 

Al inicio de la misa el Arzobispo Roberto dio la bienvenida al Cardenal Pierre y a los integrantes de la directiva del Consejo y participantes de la convención. Se prosiguió con la bendición de la corona de Adviento y el encendido de la primera vela, como símbolo de preparación y de esperanza a la venida de Cristo. 

El Arzobispo Roberto, en su homilía, resaltó dos palabras claves: cercanía y vigilancia. Expresó: “La memoria de la cercanía de Dios en la primera Navidad y la espera gozosa de su segunda venida, en una nueva navidad, al final de los tiempos. De la misma manera que Dios se hace cercano en Navidad, así nosotros debemos hacernos cercanos los unos por los otros. Cercanos, especialmente a los cristianos y cristianas, no más divisiones, ni odios; cercanos a los vulnerables y los pobres, no más indiferencia hacia las necesidades del próximo. Por eso decimos que Navidad es alegría, es paz, es unidad es compartir”.

En la segunda palabra, vigilancia, el Arzobispo dijo: “Vigilar es velar, estar vigilantes, estar atentos, estar despiertos según nos dice San Marcos al narrarnos hoy en la parte final del último discurso de Jesús. Cuando no estamos vigilantes nos corremos el riesgo de perder de vista al Señor que nos habla, de perdernos en las cosas que no importan en la vida. Por eso la Iglesia quiere que vivamos una navidad atentos al Señor que viene a nosotros con su paz y salvación. Que nunca pasemos una navidad alejados de lo esencial: Cristo que viene a mi vida”.

Animó a seguir con la actitud de vigilancia y cercanía que nos invita este tiempo. Finalizó diciendo a los miembros del Consejo: ¡Que se repita su visita a nuestras tierras!

Luis E. Dacosta De Jesus

Ceremoniero de la Arquidiócesis de San Juan

Para El Visitante