Getting your Trinity Audio player ready...

Algunas de sus declaraciones en la prensa puertorriqueña

Se cumplió el 10 de abril el doce aniversario de su partida a la casa del Padre. Nació en Lajas, Puerto Rico el 4 de agosto de 1922. El Cardenal Luis Aponte Martínez es recordado por la Iglesia puertorriqueña con mucho afecto por todos los que lo conocimos durante sus años de servicio pastoral en la Arquidiócesis de San Juan de Puerto Rico. Todos lo recordamos porque fue una persona de gran bondad, un gran pastor, un gran amigo, un gran administrador eclesiástico, un gran solidario en los asuntos de justicia social, su profunda espiritualidad, su integridad, su sentido del humor, pero sobre todo era muy conservador en temas relacionados a la moral, política y temas relacionados a los problemas sociales de Puerto Rico desde su visión a la luz del magisterio de la gran Iglesia Católica. El Cardenal Aponte era amable, serio, le gustaba hacer chistes, le gustaba hablar con las personas de edad avanzadas y se acordaba de los apellidos de cada uno de ellos, pero siempre era un gran sacerdote. Le gustaba jugar dominó con los parroquianos de la Iglesia Sagrado Corazón en Guaynabo. Se preocupaba por las personas enfermas y siempre les preguntaba algunas personas que él conocía: “¿Cómo está tu mamá?, dile que estoy rezando por ella”.  

Un legado duradero del ministerio y la labor pastoral del Cardenal fue un férreo defensor de la libertad de prensa y la transparencia informativa. Abogó constantemente por los derechos del pueblo a estar informado y criticó fuertemente cualquier intento de censura o manipulación de los medios. Estableció una estrecha relación con los medios de comunicación, concediendo múltiples entrevistas y manteniendo un dialogo abierto. Utilizó los medios comunicación tanto radiales como la prensa como una herramienta para difundir los mensajes de la Iglesia y abordar temas sociales, y éticos relevantes. Los periodistas que trabajaban en los medios católicos como los periodistas de las diferentes editoriales del país le conocían como un gran líder de la Iglesia Católica puertorriqueña, como alguien que entendía el trabajo de los periodistas, apreciaba sus retos y trataba de cumplir los plazos cuando le pedían al cardenal entrevista o comentario en temas relacionados a los problemas del país. 

Ahora bien, el Cardenal Aponte fue uno de los grandes líderes religiosos de la Iglesia Católica en Puerto Rico protagonizó varias polémicas de índole político, social y moral con sus expresiones en la prensa durante sus cuatro décadas como cardenal. A continuación, algunas de las más recordadas:

  • El periódico El Mundo publicó el 4 de julio de 1970 seis reportajes de índole político del Cardenal Luis Aponte Martínez donde tuvo una controversia con los lideres independentistas, ya que se había dado la orden a todos los párrocos de la Arquidiócesis de San Juan a que repicaran las campanas de todas las Iglesias el 4 de julio para conmemorar el día de la independencia de los Estados Unidos. Aponte Martínez argumentó que la Iglesia debía estar al margen de la política, ya que había cristianos que militaban en diferentes partidos y esto traería problemas. 
  • El periódico El Mundo publicó el 1970 las declaraciones del Cardenal que generaron controversia pública y donde se tergiversaron y manipularon sus declaraciones, ya que estaba de acuerdo con la legalización y venta de narcóticos para los jóvenes adictos. El Cardenal, preocupado por este problema, creía conveniente en que se legalizara la droga, ya que en otros países había tenido unos resultados positivos como en el caso de Inglaterra.  
  • El periódico El Vocero publicó en 1974 varias controversias sobre la intervención del Cardenal en la huelga de la Autoridad de Acueducto y Alcantarillados y sobre su papel como mediador junto con el Departamento del Trabajo para reunir las partes en conflicto en la mesa de negociación así para finalizar la huelga. 
  • El periódico El Visitante de 1975 el Cardenal Luis Aponte Martínez sobre sus declaraciones sobre su plan contra el crimen. Sus declaraciones fueron las siguientes: “Nosotros tenemos que afrontar las consecuencias y buscar las nociones inmediatas, urgentes al problema del crimen que ha convertido a Puerto Rico en la Isla del Espanto”. 
  • Los periódicos El Mundo, El Nuevo Día y The San Juan Star publicaron en 1985 las controversias de la Ley de Cierre, donde el Cardenal tuvo varias reuniones con el gobernador Rafael Hernández Colón en la Fortaleza para discutir sobre la controversia de la Ley de Cierre. 
  • La prensa local publicó en 1989 varias noticias y titulares en las primeras planas y en letras grandes sobre las declaraciones del Cardenal en las que hacía fuertes críticas al gobernador Rafael Hernández Colón por favorecer el uso de los condones como medio preventivo para evitar el contagio del Sida.   

Fue un firme opositor a la corrupción y el abuso de poder, denunciando públicamente a través de la prensa los casos de malversación y malas prácticas que afectaban a la sociedad puertorriqueña. Impulsó el uso de los medios de comunicación, especialmente la radio y la televisión, para llegar a las comunidades más remotas y marginadas, predicando el Evangelio y abordando cuestiones como la pobreza, la justicia social y los derechos humanos. El Cardenal dejó un legado de compromiso con la transparencia, la denuncia de la corrupción y la utilización estratégica de los medios de comunicación para llevar el mensaje de la Iglesia a todos los rincones de la sociedad puertorriqueña. Esta información es tomada de mi disertación doctoral: Morganti Padilla, David. (2019) El cardenal Luis Aponte Martínez y sus controversias sociopolíticas presentadas en la prensa puertorriqueña durante su episcopado 1969-1990. (Tesis doctoral). Centro de Estudios Avanzados ce Puerto Rico y el Caribe.

Dr. David Morganti Padilla PhD.

Para El Visitante