Getting your Trinity Audio player ready...

Una Iglesia, Pueblo de Dios, que anuncia el evangelio hoy, con identidad criolla, profética y ministerial en espíritu Sinodal Misionero. Así versa con afanes y esperanzas el tema central de la Asamblea Sinodal que emprende la Diócesis de Caguas. La primera sesión de la Asamblea se llevó a cabo del 2 al 5 de mayo de 2024 desde las alturas en Casa Manresa de Aibonito. Cabe resaltar que este acontecimiento en definitiva marca un antes y después, un hito histórico y un nuevo pórtico para la grey criolla que se aferra con la fuerza del Espíritu a su identidad, a la acción pastoral, a la reflexión, a la escucha del Paráclito, a la busca respuestas a una realidad desafiante que se viven en la región que es el corazón de Borinquen.

Tal vez esa ha sido la prioridad de esta primera etapa de la Asamblea: detenerse al discernimiento e identificar los desafíos para la identidad, ministerialidad, profetismo, sinodalidad y misionariedad. El ánimo efervescente que convirtió a Manresa en el batey criollo fue una típica estampa diocesana con el carácter intrínseco resumido con ese ¡Caminemos juntos como Iglesia Misionera! -lema-.

Desde el recinto sinodal, en el salón principal de Manresa, Mons. Eusebio Ramos Morales, Obispo de la Diócesis de Caguas, sacerdotes, diáconos, religiosas y el pueblo de Dios caminaron juntos con fraternidad, ardiente fe y el deseo enfrentar los desafíos para llevar la Buena Nueva del Evangelio al Puerto Rico de hoy.¡Felicidades a la diócesis jíbara, la Diócesis criolla y corazón de Borinquen, que emprende camino sinodal diocesano con esperanzas!

Enrique I. López López

e.lopez@elvisitantepr.com 

X: @Enrique_LopezEV