“Así se cumplió lo que había sido anunciado por el profeta Jeremías: ‘En Romá se oyó una voz, hubo lágrimas y gemidos: es Raquel, que llora a sus hijos y no quiere que la consuelen, porque ya no existen’” (Mt. 2, 17-18).

Hace más de 2 mil años, según el Evangelio de San Mateo, Herodes compartió con los Magos de Oriente su interés de visitar al rey que acababa de nacer y les pidió que a su regreso le informaran dónde se encontraba para ir a adorar- lo. Guiados por la Estrella los magos llegaron hasta el Niño, y cumplida su misión, regresaron a sus patrias por otros caminos, pues un ángel les avisó en sueños que Herodes quería matar a Jesús.

Enfurecido ante el engaño de los Magos, Herodes pidió matar a todos los niños menores de 2 años con el deseo de acabar con aquel Rey nacido en Belén, que ponía en peligro su propio reinado. Fue así como se produjo un genocidio conocido como La matanza de los inocentes.

La fecha exacta de la muerte de los Santos Inocentes es imposible de reconocer, ya que la cronología del nacimiento de Cristo y los acontecimientos bíblicos subsiguientes son inciertos. Actualmente la Iglesia los recuerda el 28 de diciembre, unidos a la Navidad, porque aquellos niños no murieron por Cristo, sino en lugar de Cristo.

Al momento el número de víctimas se desconoce. La Liturgia griega afirma que Herodes hizo matar a 14 mil varones, los sirios mencionan a 64 mil; muchos autores medievales a 144 mil, según el Apocalipsis (14, 3). Mientras que los autores modernos reducen considerablemente el número, ya que Belén era un pueblo muy pequeño por lo que no debió tener más de mil habitantes y a ese número, probablemente, correspondería una población de 20 niños varones.

De todos modos, la celebración litúrgica recuerda no solo a aquellos niños asesinados en lugar de Cristo, sino a todos aquellos inocentes perseguidos y asesinados en la actualidad.

De otro lado, a partir de esta fiesta litúrgica surgieron tradiciones populares. En la Edad Media la celebración cambió, combinándose el día con un rito llamado La fiesta de los locos, donde todo estaba permitido y nadie era culpable de nada. Por ejemplo, en países como Estados Unidos, Alemania, Japón y Brasil celebran esta fecha el 1 de abril, y es llamado April Fools’s Day o Poisson d’Avril. Mientras que en Hispanoamérica es costumbre realizar bromas de toda índole. ■ (Fuentes:Varias)

Nilmarie Goyco Suárez
Twitter: @NilmarieGoycoEV
n.goyco@elvisitantepr.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here