El 25 de octubre es el día de concienciación sobre la hidrocefalia. Es posible que alguna vez haya escuchado el término o tal vez conozca a alguien con esta condición, pero ¿sabe exactamente qué es? En primer lugar, hidrocefalia significa “agua en el cerebro”. Tal y como lo indica la definición esta es una acumulación de una cantidad excesiva de líquido dentro del cráneo, que provoca hinchazón en el cerebro.

Normalmente, este fluido protege y amortigua el cerebro. Sin embargo, cuando hay demasiado líquido se ejerce una presión dañina para el cerebro. Cuando la condición es congénita, siendo la más común ya que se presenta al nacer, sus causas incluyen problemas genéticos y problemas que se desarrollan en el feto durante el embarazo. El principal signo de la hidrocefalia congénita es una cabeza con un tamaño fuera de lo normal.

Esta también puede presentarse después de nacer. En ese caso se le conoce como hidrocefalia adquirida y puede ocurrir a cualquier edad. Las causas pueden incluir traumatismos en la cabeza, derrames cerebrales, infecciones, tumores y hemorragia cerebral.

Respecto a los daños estos pueden afectar el cerebro de forma permanente y provocar problemas con el desarrollo físico y mental. Cuando no se trata, suele ser mortal. Con tratamiento, muchas personas llevan una vida normal, aunque con ciertas limitaciones. El tratamiento suele incluir una cirugía para implantar un tubo flexible, conocido como derivación, que desvía el flujo del líquido cefalorraquídeo a otra zona del cuerpo donde pueda ser absorbido. Las medicinas y la rehabilitación también pueden ayudar.

Entre los síntomas que presenta pueden estar: dolor de cabeza, vómitos y náusea, visión borrosa, problemas de equilibrio, problemas para controlar la vejiga o problemas con el pensamiento y la memoria.

En cuánto a quién contrae la hidrocefalia, los datos indican que es  difícil de establecer ya que no hay un registro nacional o base de datos de las personas que la tengan así como de los trastornos estrechamente asociados a la enfermedad. No obstante, se cree que la hidrocefalia afecta a uno de cada 500 niños. En la actualidad, la mayoría de estos casos se diagnostican prenatalmente, en el momento del nacimiento o en los primeros años de la niñez.

Los adelantos en la tecnología permiten diagnósticos más exactos en las personas que tienen presentaciones atípicas, incluyendo a los adultos con condiciones tales como la hidrocefalia de presión normal.

(Fuente: Varias)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here