En épocas de calor al igual que en momentos donde falta la energía eléctrica para encender abanicos o aires acondicionados, las personas de 65 años o más, son más propensas a tener problemas de salud relacionados con el calor.

Esto se debe a que los adultos mayores no se adaptan como los más jóvenes a los cambios repentinos de temperatura; además, es probable que tengan una afección crónica que cambie las respuestas normales del cuerpo ante las altas temperaturas o puede que tomen medicamentos recetados que afecten la capacidad del cuerpo para controlar su transpiración.

Para evitar mayores complicaciones de salud procure mantenerse fresco e hidratado. Considere movilizarse a un lugar que cuente con buena ventilación.

No dependa únicamente de un ventilador como fuente principal para refrescarse cuando haga mucho calor afuera. Busque alternativas como toallas húmedas que pueda colocarse encima del cuerpo, particularmente en áreas como el cuello o el pecho.

Beba más agua que de costumbre y no espere a tener sed para beber. En caso de que su médico le limite la cantidad de líquido que puede ingerir o le haya recetado pastillas diuréticas, pregúntele cuánto debería beber durante los días de calor.

Use ropa suelta, ligera y de color claro. Báñese con agua fría para refrescarse. Si gusta ejercitarse, reduzca las actividades físicas muy intensas y procure descansar más. Esté pendiente de amigos o vecinos y pida a alguien que haga lo mismo por usted.

En caso de que sea un cuidador, verifique el estado de las personas a su cuidado visitándolas al menos dos veces al día. También puede corroborar si están tomando suficiente agua, si de alguna forma tienen acceso a aire acondicionado o a algún otro método para refrescarse, y si muestra algún signo de estrés por calor.

Manténgase al tanto de las noticias locales para enterarse de las actualizaciones del clima y temas de salud. Deberá buscar ayuda médica inmediata si usted, o alguien que conozca, tiene síntomas de una enfermedad relacionada con el calor como calambres, dolor de cabeza, náuseas o vómitos.

(Fuente:  CDC.gov)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here