convulso

Durante el mes de noviembre se destaca el cuidado y rehabilitación de las personas con epilepsia. Quien la padece sufre de un trastorno en el cerebro que genera una actividad eléctrica anormal y ocasiona convulsiones en episodios repetidos. Es por ello que también se le conoce como “trastorno de convulsiones”.

Entre las causas y factores que pueden incrementar sus riesgos están: la genética; traumas en la cabeza (a veces, años después de la lesión); infecciones como meningitis, encefalitis y SIDA; condiciones como Alzheimer, apoplejía, tumores cerebrales o problemas con los vasos sanguíneos en el cerebro así como problemas durante el embarazo, nacimiento o desarrollo temprano.

Con el fin de diagnosticar si en efecto se padece de epilepsia, se revisa el historial médico del paciente y se realizan pruebas de sangre y un examen neurológico. Estos análisis permitirán supervisar la actividad cerebral y examinar si el individuo tiene problemas como hemorragia o tumores.

epilepsia-2

Aunque la epilepsia usualmente se trata con medicamentos, si los mismos no ayudan a eliminar las convulsiones, es posible que se recomiende cirugía siempre y cuando se conozca de forma definida el área de origen de la convulsión en el cerebro, de manera que no interfiera con funciones importantes como el habla, lenguaje o audición.

En otros casos se recomienda una terapia llamada estimulación del nervio vago. Esto requiere que un pequeño dispositivo que distribuye pulsos eléctricos al nervio vago del cuello se implante bajo la piel del pecho.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here