Con motivo del Mes de la Diabetes, son múltiples los esfuerzos realizados por las distintas asociaciones con el fin de crear conciencia, de educar y prevenirla.

En el caso de Puerto Rico, esta está catalogada como la tercera causa de muerte. En 2014, alrededor de 440,490 personas, equivalente a un 15.7 % de la población padecía esta enfermedad. Para 2015, la cifra aumentó a un 17 % con un total de 462,473 adultos (18 años o más) padeciendo la enfermedad, de los cuales un 65.4 % tiene un estado de salud regular o pobre.

De acuerdo con los datos actualizados de la División de Prevención y Control de Enfermedades Crónicas del Departamento de Salud esta enfermedad crónica ha prevalecido por más de dos décadas siendo la tasa ajustada por edad de mortalidad por diabetes de 71.9 muertes por cada 100 mil habitantes.

Según la Asociación Puertorriqueña de Diabetes (APD) los municipios con mayor prevalencia son Culebra (20.6 %), Adjuntas (19.4 %) y Vieques (18.4 %), Las Marías (17.4 %), Arroyo (17.0 %), Maricao (17.0 %), Lajas (16.9 %) y Guánica (16.6 %).

La diabetes impide que el cuerpo produzca insulina o que la utilice adecuadamente. Por lo que el cuerpo no es capaz de convertir la glucosa que se obtiene de los alimentos en energía y en cambio se mantiene en niveles altos en la sangre. Los principales tipos de diabetes se conocen como tipo 1 y 2.

En el primer tipo, el páncreas cesa la producción de insulina a causa de una enfermedad autoinmune y normalmente se desarrolla en la niñez o adolescencia, pero puede ocurrir a cualquier edad. Constituye del 5 al 10 % de los casos de diabetes y su comienzo es repentino.

En el caso de la diabetes tipo 2 el páncreas produce poca insulina o la produce en cantidades suficientes, pero no es funcional por la resistencia que los tejidos puedan tener. Normalmente se desarrolla después de los 30 años y constituye del 90 % al 95 % de los casos. Pueden pasar varios años sin ser detectada. Entre los principales factores de riesgo están el sobrepeso, tener historial familiar, ser mayor de 40 años, padecer de presión arterial alta, colesterol alto y fumar.

Esta condición puede traducirse en complicaciones, como ataques cardiacos, ceguera, problemas de los riñones, úlceras en los pies o amputaciones, disfunción eréctil y accidentes cerebro vasculares.

Para prevenir la diabetes los expertos recomiendan mantener una sana alimentación, peso adecuado, realizar actividad física, visitar al médico con regularidad y monitorear los niveles de glucosa en la sangre.

(Fuentes: Varias)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here