Para muchos la estación del verano marca el inicio de las vacaciones y con ello llega la diversión. Sin embargo, es necesario tomar ciertas medidas para proteger la piel de los rayos del sol y darle el cuidado adecuado. A continuación, le presentamos algunos consejos para mantener un cuidado adecuado.

Protector solar. Lo recomendable es utilizarlo a diario en todas las áreas de la piel que queden expuestas al sol. Aplique el producto entre 20 y 30 minutos antes de la exposición y repita cada 2 horas, según indicado o al salir del agua. Como medidas alternas de protección, considere utilizar bálsamo labial con FPS 15, gafas de sol y sombreros.

Ropa adecuada. Opte por utilizar ropa ligera y clara, que cubra la mayor parte del cuerpo. Al tiempo en que se mantendrá fresco, evitará el contacto directo de la piel con los rayos del sol.

Horario para tomar sol. Aunque hay quien gusta de un baño de sol para broncear la piel, la exposición frecuente por largas horas podría desarrollar enfermedades como el cáncer de la piel. Evite tomar sol de 10:00 de la mañana a 5:00 de la tarde, ya que en ese horario los rayos son más fuertes. Si no puede, recuerde el bloqueador solar, un sombrero y gafas.

Limpieza del rostro. Limpie su rostro dos veces al día, ya que en verano la transpiración es mayor y los poros se pueden tapar.

Exfoliación. Tanto en verano -como en el resto del año- es importante la exfoliación para eliminar las células muertas de la piel, permitir su regeneración, limpiar los poros e impurezas. A su vez, esta rutina la ayudará a recibir y absorber cualquier producto que se le aplique. Además, recuperará el brillo, flexibilidad y se suavizarán cicatrices y marcas.

Hidratación. Además de evitar la deshidratación tan común en verano, ingerir agua con frecuencia durante el día mantendrá la hidratación adecuada de la piel. De otro lado, luego de limpiar su rostro, es importante utilizar una crema hidratante a base de agua tanto en el rostro como en el cuerpo, para mantener una hidratación adecuada.

Elimine los refrescos. Aunque el deseo de refrescarse por el calor le tiente, evite consumirlos, ya que estos son uno de los responsables de la aparición de celulitis y deshidratación de la piel.

Vigile su piel. Si ve algún cambio en la piel (color, textura, lunares o manchas anormales) no dude en consultar con su médico. Si alguna alteración de la piel -estética o médica- es detectada a tiempo, hay mayores probabilidades de que los tratamientos sean efectivos.

(Fuentes: Varias)

Nilmarie Goyco Suárez
Twitter: @NilmarieGoycoEV
n.goyco@elvisitantepr.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here