María Teresa Vilches Rivera, “Mami Tere” como cariñosamente le llaman sus familiares y amigos cumplió 100 años de vida en abril de este año. En algún momento durante su juventud pensó en ser religiosa, pero apareció su José que además era carpintero y optó por hacer una familia. De esa unión procreó siete hijos,  al momento le sobreviven cinco, tres de ellas religiosas. Hace 3 años tuvo una fractura en la cadera que la dejó encamada. Cada día sus hijas se esfuerzan por darle una mejor calidad de vida.

Luego de tocar muchas puertas los familiares de Mami Tere lograron que les donaran una planta eléctrica porque desde el huracán Irma no tenían el servicio de energía eléctrica. Esta era necesaria porque debido a la condición de enfisema pulmonar que padece la matriarca de la familia, necesita estar conectada a un tanque de oxígeno las 24 horas del día. También requiere de un colchón especial para prevenir el desarrollo de úlceras, manejar el motor de la cama de posiciones y el acondicionador de aire para contrarrestar el calor.

[Best_Wordpress_Gallery id=”83″ gal_title=”Pesebre de Amor: Mami Tere”]

De otro lado, una reciente hospitalización provocó que refirieran a mami Tere a un hospicio para pacientes terminales de enfisema pulmonar. Este le provee pañales desechables, una enfermera que la asea de lunes a viernes y vistas médicas al hogar. Inicialmente los servicios fueron por 6 meses, que ya pasaron, ahora le extendieron la ayuda por 2 meses más que se cumplen a mediados de enero del 2018. Cuando llegue esa fecha no cualificará para recibir más ayudas, por lo que le corresponderá a la familia encargarse de todo.

Por consiguiente, Mami Tere necesita pañales desechables ya que los que les provee el Hospicio no le dan. También necesita toallitas húmedas y bebidas suplementarias para diabéticos. Igualmente, hasta que regrese la luz requiere gasolina para abastecer la planta eléctrica.

“Necesitamos una grúa para mover a mami. A veces nos pide que la pongamos en la silla de descanso, pero no tenemos fuerza para hacerlo. Eso nos ayudaría mucho a la hora de cambiarla de posición. Ella misma nos piden que la movamos. Nos ayudaría a la hora de bañarla también”, dijo la Hermana Margarita.

Si desea ayudar a que mami Tere tenga una mejor calidad de vida puede enviar su donativo a: Cáritas de Puerto Rico, P.O. Box 8812, San Juan P.R. 00910- 0812 o llamar al 787-300-4953  para más información.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here