(Segunda y última parte de la entrevista con el Cardenal O’Malley)


La reforma en Ciudad Vaticano, comunicar el Evangelio en el mundo digital y la espiritualidad franciscana fueron parte de la entrevista con el Cardenal Seán Patrick O’Malley, Arzobispo Metropolitano de Boston y miembro del Consejo de Cardenales, durante su reciente visita a Puerto Rico.

El Visitante: Usted es uno de los cardenales pioneros en las comunicaciones sociales. ¿Algún consejo para comunicar la Buena Nueva y la belleza del Evangelio en el mundo digital?

Cardenal Seán: “En Boston tenemos la dicha de tener, como acá, un buen canal de televisión. Hemos abierto dos emisoras, una para transmitir en español y portugués, porque tenemos una gran comunidad de brasileños y portugueses. Hace muchos años he tenido un blog que publico todos los viernes, por eso saqué unas fotos aquí para comunicarles a todos la labor que estamos haciendo en P.R. para ayudar a los damnificados. La Iglesia tiene que estar presente, siempre estar buscando nuevas formas de tener una presencia más notable. Boston es la ciudad de los EE.UU. con la población más joven entre 25 y 35 años, tenemos casi medio millón de universitarios por las 75 universidades y colegios. Aunque yo soy viejo quiero comunicar y hacerles llegar el mensaje y así veo la gran importancia de estos medios”.

EV: Usted es miembro del Consejo de Cardenales. Se han suscitado varios cambios en los pasados años en Vaticano, recientemente en la Secretaría de Estado. ¿Las recientes reformas en distintas áreas responden y deben entenderse como una reorganización general?

CS: “Sí. Ha habido tantos dicasterios, diversos, queremos unirlos y ser un poco más eficiente, profesionalizar la cuestión económica, la gestión de los bienes materiales para que los recursos de la Iglesia se utilicen para los pobres y la evangelización. El Santo Padre está muy comprometido. Claro, los cambios siempre son difíciles porque la gente se acostumbra a una forma de hacer las cosas”.

EV: Usted es capuchino. ¿Cómo la espiritualidad franciscana y la opción de la pobreza sigue siendo una opción de vida en el mundo actual?

CS: “Ser franciscano para mí es la alegría de mi vida. Mi vocación capuchina es lo más importante y claro después de tantos años de fe, debiera ser mucho más elevada. Pero a pesar de mis debilidades, sigo tratando de alcanzar este ideal de ser un hermano universal, de imitar a nuestro padre San Francisco, de abrazar la dama pobreza que es en su sentido espiritual básicamente la humildad, de abrazar a Cristo crucificado, y de sentir la libertad que sentía San Francisco frente a las riquezas y cosas materiales para que podamos seguir al Señor más cerca y encontrarlo. Para mí la pobreza es un ideal, por eso yo trato de vivirla como puedo. Como Obispo es más difícil, porque todo el mundo ofrece café (con una taza en mano), pero a pesar de eso, me alegro de ser capuchino y le doy gracias a Dios por mi vocación, por todos mis hermanos franciscanos, como el Arzobispo Roberto”.

EV: Un mensaje a los puertorriqueños.

CS: “Un gran saludo, abrazo y bendición. Les traigo un saludo de todos los católicos de Boston porque tenemos muchos boricuas en la Catedral. Yo creo que el grupo más generoso son los puertorriqueños y yo celebro misa con ellos con frecuencia. Estuvieron muy contentos por mi visita a la Isla del Encanto”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here