Con motivo del Año Jubilar de la misericordia el pasado sábado 16 de enero se llevó a cabo una Peregrinación, en un entorno de júbilo, reflexión y mística, organizada por la Parroquia la Milagrosa en Ponce. La misma comenzó  a las 6:30 de la mañana con unos 220 asistentes  y según fue avanzando por las diferentes parroquias llegó a alcanzar los 450 peregrinos.

Previo a la salida, el P. Socrate Laupe, Párroco de la Parroquia la Milagrosa realizó una oración con todos los presentes para encomendarse a Dios y vivir una peregrinación llena de gracia y bendición. Por otro lado, el P. Stanislaw  Szczepanik, solicitó a los asistentes a que  utilicen su peregrinar como un camino al encuentro de Dios Padre misericordioso.

Los peregrinos se dieron cita en la capilla del Colegio Ponceño y continuaron su marcha entre canciones, meditaciones y momentos de reflexión visitando; la capilla Nuestra Señora del Rosario, Parroquia la resurrección, la capilla Santa Teresita, La Parroquia San Vicente de Paul, la catedral Nuestra Señora de Guadalupe ( entrando por la puerta santa) hasta llegar a la Parroquia la Milagrosa.

Hubo momentos de gran emotividad, familias enteras, personas con impedimentos y grandes deseos de llegar a la puerta santa. A través del recorrido hubo sacerdotes disponibles para administrar el sacramento de la reconciliación entre ellos: P. Socrate, P. Stanislaw, P. Esteban y P. Carmelo. Asistidos por el grupo de penitentes de Juana Díaz, la policía municipal de Ponce, el grupo Jesús Misericordioso y coordinados por Rosario Legrand, Abigaíl Rodríguez, Jocelyn Medina y Antonio Tripari  se desarrolló una actividad, que los mismos participantes, llamaron exitosa.

El obispo de Ponce, monseñor Félix Lázaro, se unió a los peregrinos en la parroquia San Vicente de Paul donde exhorto a los presentes recordándoles que tienen la posibilidad de obtener la indulgencia plenaria a través esta peregrinación entrando por la Puerta Santa ubicada en la catedral, orando por las intenciones del papa, además de participar del sacramento de la reconciliación y de la Eucaristía, “como signos concretos del camino de conversión e inmersión en la Misericordia del Padre.”

La actividad finalizó en la parroquia La Milagrosa con la celebración de la Eucaristía presidida por monseñor Lázaro. Breves momentos ante de comenzar la misa se realizó la entronización de la imagen de la Divina misericordia, recordándoles a los fieles que “Jesús misericordioso es una constante señal del Amor y la misericordia de Dios Padre”.

Durante su homilía monseñor Félix Lázaro decía: “Es Dios quien que da el primer paso, que no depende de los méritos humanos sino de una inmensa misericordia. Es el deseo de Dios que nada le puede detener, ni siquiera el pecado, porque puede ir por encima del pecado, vencer el mal y perdonarlo”.

(Juan Santos-Olivares)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here