Al cumplirse el centenario de la Ley Jones en Puerto Rico (P. R.) el Lcdo. Héctor Reichard de Cardona, enfatizó que la Ley PROMESA  le da todos los poderes a la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) para que ellos sean los que se encarguen de imponer las contribuciones, cobrarlas, determinar cómo gastar el dinero y representar legalmente a Puerto Rico respecto a la deuda.

“La legislatura se puede ir de vacaciones porque no tienen nada que decir al respecto. Esto ante el hecho de que PROMESA le confiere a la Junta el poder de revisar la legislación de todas las leyes aprobadas y determinar si son consistentes o no con el presupuesto y con el plan fiscal”, puntualizó.

Sobre el Gobernador sostuvo que “el Ejecutivo no pinta nada en la negociación de la deuda de P. R. porque la representación legal del país respecto a la deuda le corresponde a PROMESA”. Igualmente, indicó que “la aprobación de proyectos críticos de desarrollo que pudieran darse y ejecutarse no están en manos del Ejecutivo sino de la JSF’.

Del mismo modo, precisó que “queda claro que PROMESA y la Junta tienen una razón de ser en elaborar el Plan Fiscal y aprobar el presupuesto. Esto va a subsistir hasta que P. R. pueda de nuevo tener acceso a los mercados de capital. No es para mejorar la salud del pueblo o adelantar la educación. Es para adelantar fines estrictamente comerciales. Es para pagar la deuda, Puerto Rico es la ATH de Wall Street”.

En un aparte con El Visitante, y sobre el comentario anterior, Reichard de Cardona explicó que el propósito principal de la Ley PROMESA es que se pague la deuda a los bonistas. “Ellos (los bonistas) correctamente utilizaron todos sus esfuerzos para que esta Ley existiera y pudieran cobrar porque de otra manera P. R. no tiene legalmente un mecanismo para la reestructuración de la deuda porque no tiene acceso a la Ley de quiebras”, puntualizó.

Añadió que: “Al PROMESA crear mecanismos de negociación y reestructuración bajo el amparo de un Tribunal es que se cobra y por eso yo le llamo que es una ATH. Esa es la función primera, cobrar”.

De otro lado, durante su alocución estableció que la realidad del país en torno a su deuda pública “es un reality, es la irresponsabilidad fiscal de un sinnúmero de funcionarios públicos, asesores financieros, consultores jurídicos, bancos, casas de corretaje, auditores e inversionistas golosos, etc. cobijados por la corrupción de valores éticos que, sabiendo o con ignorancia culposa endeudaron al país a un punto insospechable”.

En cuanto a los poderes de la JSF, que según el otrora secretario de Justicia, nadie supervisará, se estima que cueste entre $2 millones mensuales del presupuesto de Puerto Rico. Ante la JSF el Gobernador tiene voz, pero no voto y está establecido de antemano que pueden reunirse en sesión ejecutiva sin la presencia del Gobernador o su representante.

“Estamos ante una Ley que le confiere a una Junta de ciudadanos privados, electos por nadie, poderes muy amplios, poderes que usurpan en gran parte los poderes constitucionales de las Ramas Legislativas y Ejecutiva del Gobierno de Puerto Rico”, señaló.

De otro lado, reconoció que ante este panorama es necesario retornar al gobierno constitucional que existía antes de PROMESA. “Para esto hay que: tener una economía sustentable, pagar la deuda pública reestructurada, regresar a los mercados de crédito a corto y largo plazo, así como por 4 años consecutivos operar sin déficit. “El mejor de los estimados indica que para que esto ocurra pasarán entre 10 a 20 años”, admitió.

Mencionó que la misma Ley PROMESA en su Sección 402 dice: “Nada en esta Ley será interpretado como que coarte el derecho de Puerto Rico a determinar su futuro estatus político”. “Este es un reto a ver si de verdad somos un pueblo o qué. Nos podemos quedar sentados mirando pero dice algo bien claro. Muévete, sal de la complacencia, levanta tu frente, respira, camina ¿sabes quién  eres, para dónde vas?, tírate y actúa”, urgió.

Cabe señalar, que las expresiones del abogado se dieron como parte del Simposio Iglesia, Estado y Sociedad: A 100 años de la Ley Jones – la refundación de P. R.: identidad, administración pública, emigración y educación que se llevó a cabo los días 2 y 3 de marzo en el Teatro Mons. Vicente Murga de la Pontificia Universidad Católica, recinto de Ponce.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here