No pocos coinciden en que, en el rostro y las palabras de este hombre, resaltan su sencillez, su profundidad, el amor apasionado por Jesucristo, la paz de quien se sabe en las manos de su Padre, y un corazón dilatado para acoger a todos. 

 

Así es el P. Cristóbal Fones, S.J. Sacerdote jesuita y un destacado cantautor católico chileno de 46 años de edad que este mes de agosto visitó Puerto Rico y compartió su música y testimonio en tres sencillos eventos en la Parroquia San Ignacio de Loyola en Guaynabo: un conversatorio, una oración cantada y un encuentro con docentes.

 

El Visitante tuvo el privilegio de conversar con él. Remitiéndose a su infancia y adolescencia destacó que su familia jugó un papel fundamental en su relación con Jesús, y eso fue sentando también las bases de su vocación. “Lo más importante en mi vida ha sido el llamado a la amistad con Jesús”, dijo.

 

Estando en primer año de universidad estudiando Sociología, dos acontecimientos dolorosos abrieron paso a la pregunta vocacional y, encontrando especial sentido y felicidad en el servicio a los demás, entró a la Compañía de Jesús, orden que había conocido en sus años de escuela como alumno del Colegio San Ignacio en Santiago, Chile.

 

Hoy día, P. Cristóbal es Delegado para la Formación en su provincia jesuítica. Ya son 27 años de vida religiosa y 14 de ministerio sacerdotal; una misión que está por encima de la música.

 

“Yo, cuando ingresé a los jesuitas, nunca pensé que iba a cantar tanto; no estaba en mis planes. Yo soy sacerdote jesuita. Lo que pasa es que Cristóbal por ser Cristóbal canta y ya. Pero jamás esta ha sido mi misión fundamental. Siempre ha sido mientras hago otras cosas y, a propósito de esas otras relaciones y misiones que he tenido, van saliendo canciones, como una manera de conectar”, dijo con simpatía.

 

La música le corre por las venas, ¡es evidente! “Yo aprendí a amar cantando, es mi manera de conectarme con la gente, si yo empatizo con los demás, lo propio para mí es expresarlo a través de canciones. Y por lo mismo me pasó que cuando me hice más amigo de Jesús empezaron a aparecer canciones. Entonces, así como yo cantaba canciones románticas con las chicas, y cantábamos en matrimonios, en la oración también fueron surgiendo canciones porque es algo propio de mi manera de querer”, manifestó con sencillez el intérprete de Tu Modo.

 

De otra parte, fascinado por su experiencia en la Isla, señaló que, más que los lugares, dondequiera que vaya, “son las historias, las personas, lo que nutre mi corazón”.

 

Ante la pregunta de cuál sería su consejo para que los católicos perseveren en la fe, y vivan con esperanza y alegría aun en medio de las circunstancias adversas, respondió: “Nuestra fe es simple, pero es seria. Es decir, si acogemos el mensaje de Jesucristo de que Dios es nuestro Papá, ¡Abba!, eso transforma la vida porque no tengo que gastar el dinero, el maquillaje, la energía en tratar de ser querible, en que me acepten, en ser alguien en este mundo, porque mi dignidad viene dada más allá de lo que yo haga o no haga, ¡es gratis!, es que soy hijo de Dios, y penetrar eso que es tan simple, pero que es tan profundo, genera una libertad enorme. Creo que mi invitación sería esa: a ir a lo fundamental porque desde ahí todo lo demás se hace posible, incluidos los fracasos, los errores y las caídas. Dios no nos quiere porque seamos buenos, porque cumplamos su voluntad, nos quiere porque es nuestro Papá y pienso que hemos profundizado poco eso […]”.  

 

  1. Cristóbal espera que la producción musical en la que se encuentra trabajando actualmente, la cual tendrá por nombre Nova Omnia y es una recopilación de composiciones jesuitas del mundo, esté lista para diciembre de este año. 

 

Vanessa Rolón Nieves

Para El Visitante

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here