La atención del mundo está en la visita del Papa Francisco a Iraq. Pero, para entender el contexto que se vive en Iraq hay que comprender la diferencias que existen en el mundo del Islam y sus principales grupos religiosos.

Claro está que tensión que ha rodeado a Medio Oriente está moldeada por el fundamentalismo religioso, el terrorismo y grupos militares. Pero, ¿dónde surge este conflicto? ¿Cómo el fundamentalismo religioso aparece? ¿Los grupos militares que tienen que ver con religión?

Chiitas y sunitas

Estos son los principales grupos religiosos que reclaman ser los verdaderos seguidores de Mahoma, fundador del Islam. La división entre ambos grupos surgió con la muerte de Mahoma en el año 632, cuando se discutió quién sería el líder en el gobierno del califato islámico. Los chiitas argumentaron que debía ser por mandato divino expreso en el parentesco, siendo Alí el más cercano por ser primo y yerno de Mahoma; los sunitas (partidarios del libro de tradiciones llamado Sunna) argumentaron que debía elegirse el líder por la mayoría de miembros de la comunidad musulmana basados en las expresiones directas de Mahoma.

Los sunitas son una mayoría en Siria, Afganistán, Yemen, Egipto, Turquía, Arabia Saudita, Pakistán, Jordania, Kuwait y Emiratos Árabes. Por el contrario, los chiitas predominan en países como Irán, Líbano y Azerbaiyán. Iraq tiene a ambos grupos y comparte frontera con su vecino Irán con la mayor cantidad de chiita. La guerra surge por cuál de los dos grupos tiene más poder político, económico y mayoría de seguidores. Los atentados terroristas nacen de la guerra entre grupos opositores que se tornan fundamentalistas y también como protesta a Occidente que en su momento apoyó a uno de los dos grupos.

También, nuevos grupos surgen a su vez de otros grupos religiosos existentes, complicando más el panorama existente. Los kurdos no tienen interés religioso, pero buscan la independencia de un estado llamado Kurdistán que se supone esté entre Iraq, Irán, Armenia y Siria. Los sunitas tuvieron el control de Iraq con Sadam Hussein, luego los chiitas asumieron el poder y a partir del 2018 el presidente actual Barham Salih es kurdo.

Raíz del terrorismo: Fundamentalismo religioso

En las regiones de mayor conflicto de Medio Oriente surgen los grupos extremistas islámicos con armamento militar donde se funde peligrosamente la religión y la política. Esto particularmente en países donde se encuentran estos grupos y en las fronteras de países como lo son Siria, Iraq y las zonas fronterizas de Líbano, Turquía e Irán. En gran parte de estos lugares también fueron arrasadas y martirizadas las minorías cristianas que vivían en comunidades…

El terrorismo y la persecución de los cristianos son síntomas de la profunda crisis existente en Medio Oriente cuya raíz es el fundamentalismo religioso, una crisis que ciega vidas cada día a punta de violencia. P. Samir Khalil, profesor del Instituto Pontificio Oriental de Roma (Italia) y de la Universidad de Saint Joseph en Beirut (Líbano), describió esta realidad como “la peor situación que ha vivido el mundo islámico en los últimos siglos”.

La pregunta clave es, ¿el terrorismo es un problema interno entre musulmanes por luchas de poder o es una protesta a Occidente? Contestó: “Se podría decir que ambos, pero el problema esencial es un conflicto entre unos musulmanes y otros musulmanes”. Esto porque existe una gran mayoría, el 80 % de los musulmanes sunitas y otra parte que son chiitas.

Guerra desatada por el Estado Islámico

Para el 2014 inició una serie de ataques por parte del Estado Islámico (EI), conocido en inglés como ISIS, en suelo iraquí, sirio y otros países fronterizos. El grupo terrorista y yihadista de doctrina fundamentalista suní pretendía establecer un estado mediante punta de pistola entre Iraq y Siria. En la práctica su intención se materializó en una limpieza étnica, masacres a cristianos e invasiones a ciudades con predominancia cristianas y otros grupos religiosos o étnicos. Al ingresar en cualquier ciudad establecían la ley del yihad, que básicamente es convertirse al Islam, irse a la fuerza o morir. Fue entonces que intervinieron EE.UU. y Rusia en los siguientes años en un conflicto que se extendió hasta 2019 y que involucró a una docena de países en la zona.

Islam no es violencia

El islam no promueve la violencia y no se debe decir que es sinónimo de esta. Grupos extremistas islámicos no representan el sentir de todo el islam ni de los musulmanes. Incluso el Papa Francisco ha invitado en varias ocasiones a no caer en la generalización y tildar al islam de violento, esto no es justo ni es verdad. “No me gusta hablar de violencia islámica, porque todos los días cuando leo los diarios, veo violencia aquí en Italia, alguien mata a la novia, otro que mata a la suegra. Y estos católicos bautizados, son católicos violentos. Si yo hablo de violencia islámica, debo hablar de violencia católica y no, los islámicos no todos son violentos, no todos los católicos son violentos”, sostuvo el Papa en 2016.

Papa Francisco en Iraq

Es la primera vez que un Sumo Pontífice visita Iraq. En su reciente visita a Iraq, Papa Francisco indicó desde Ur que “este lugar bendito nos remite a los orígenes, a la fuente de la obra De Dios, al nacimiento de nuestras religiones”. Continuó: “Aquí donde vivió nuestro padre Abrahán, nos parece que volvemos a casa. Él escuchó aquí la llamada De Dios, desde aquí partió para una viaje que iba a cambiar la historia”.

Por ello el Papa insistió en la fraternidad entre los descendientes de Abrahán, en un mundo que en muchas ocasiones presenta una versión distorsionada De Dios y que cada creyente está llamado a “testimoniar su bondad, a mostrar su paternidad mediante la fraternidad”.

Por ello, afirmó: “La ofensa más blasfema es profanar el nombre De Dios odiando al hermano”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here