La noche del pasado viernes se oficializó la Escuela del Diaconado Permanente en la Diócesis de Caguas, con una misa de Acción de Gracias presidida por el Obispo de la Diócesis, Padre Obispo Rubén González Medina, cmf, en la Catedral Dulce Nombre de Jesús.

La celebración coincidió con el décimo aniversario de la fundación de la Escuela de la que ya se han ordenado 56 diáconos permanentes y otros 37 están en las diversas etapas del proceso de formación.

Durante la homilía, Padre Obispo dijo que el diaconado es un don de la Iglesia y un ministerio. Reiteró que el diácono es un servidor: “No son floreros del altar sino los pies de la comunidad. En el caso de nuestra diócesis, el diácono es de la calle, el diácono que camina, que se inserta, que se compromete desde la fe para hacer que esta sociedad nuestra mejore y se transforme”.
Añadió que: “Son la argolla en contacto con la gente, los enfermos, los ancianos. Están en contacto organizativo con las comunidades para ver cómo lograr ayudar a que los laicos asuman responsablemente las tareas”.

Por otro lado, el fundador y director de la Escuela del Diaconado Permanente, Padre Francisco Hernández quien también es vicario parroquial de la Inmaculada Concepción de Las Piedras, informó que la Escuela responde a las necesidades particulares del ministerio y a las intenciones del proyecto de pastoral de la Diócesis.
“Existe una vinculación entre las necesidades pastorales, las urgencias que vive la Iglesia en el tiempo presente y lo que ellos entienden que es su vocación de servicio en las comunidades” sostuvo.

Asimismo anunció que en la Diócesis están surgiendo nuevas vocaciones al diaconado: “Esto es señal de que el Espíritu Santo está soplando por estas vías. Un nuevo ministerio se está abriendo paso en la Iglesia a pesar de que es uno muy antiguo, pero ahora con un nuevo rostro, una dinámica nueva y nuevos desafíos”.
Igualmente, destacó que los preparan para que asuman cualquier tipo de desafío, pero que en este momento en particular enfatizan en la formación de la caridad.

“Es que el diácono salga al encuentro del hombre y la mujer necesitado de este tiempo, que sea consuelo, presencia, ayuda en los momentos de necesidad que pueda estar pasando cualquiera en la diócesis, sea católico o no porque todos son pueblo de Dios”, precisó P. Francisco.

Al final, el Obispo y el canciller de la Diócesis, P. Angel Molina firmaron el Decreto de Fundación de la Escuela y el Directorio de Normas y Procedimientos Básicos que es el fruto de 12 años de trabajo.

Mientras, el pasado domingo, los diáconos, aspirantes y sus familias, acompañados por Padre Obispo disfrutaron de un pasadía en Cidra.

1 COMMENT

  1. Necesito saber cuando comienza el nuevo curso ya que estoy asignado para asistir y que requisitos tengo que tener. Gracias

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here