(Homilía con ocasión de la Ordenación Presbiteral de los Diáconos José Ramón Figueroa Sáez, y Roberto Gómez Cuadrado 29 de junio)

“El ángel del Señor tocó a Pedro en el hombro, lo despertó y le dijo: “Date prisa, levántate… Ponte el cinturón y las sandalias. Échate la capa y sígueme”, (Hch.12, 7 – 8).

¡Alabado sea Jesucristo, que es el mismo ayer, hoy y siempre!

Una bendición muy grande concede el Señor a nuestra querida diócesis de Caguas en este año mariano, al celebrar la Solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, con la ordenación presbiteral de José Ramón Figueroa Sáez, del pueblo de los changos, Naranjito y de Roberto Gómez Cuadrado del pueblo de los azucareros, Yabucoa.
Por eso les invito, como decía el salmista: “A proclamar conmigo la grandeza del Señor, y a alabar todos juntos su poder”. Dichosos ustedes, José Ramón y Roberto, porque se creyeron las palabras del Señor y hoy las ven cumplidas. Dios es fiel, no falla. Lo que promete, lo cumple. A pesar de nuestras infidelidades. …Dichoso tú, que has creído….
Hoy celebramos, queridos hermanos y hermanas, en la solemnidad de esta fiesta, la fe inquebrantable en Cristo que convierte a Simón en Piedra fundamental de la Iglesia. Anunciará con alegría la buena noticia del Salvador, porque ha sentido él primero la salvación concreta de su prisión. De igual modo, Pablo ha anunciado hasta el fin el mensaje salvador con la alegría del que se sintió salvado de “la boca del león” y con la esperanza de que el Señor seguirá salvándolo “hasta llevarle a su Reino del cielo”. Ambos apóstoles son para nosotros modelos a seguir en el camino de la fe.
Una fe que en estos momentos es fuertemente probada, como oro en el crisol, que exige ser testimoniada con audacia y valentía en medio de una sociedad enferma por el pecado, que trastoca valores que para nosotros los católicos son innegociables, como el don inestimable del matrimonio.

No porque “una mayoría de jueces del Tribunal Supremo de Estados Unidos ha decidido que prohibir el matrimonio entre personas de un mismo sexo es inconstitucional. Y que esta decisión tiene efecto en los estados y los territorios que están obligados a reconocer ese tipo de matrimonio que se hubiera celebrado en otras jurisdicciones, así como permitir su celebración en su propia jurisdicción” ¿nosotros cristianos católicos lo vamos aceptar como una verdad de fe?

No, queridos hermanos y hermanas, esta lamentable decisión judicial, “aunque aplicable al Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, por la naturaleza colonial de nuestra relación político jurídica con los Estados Unidos, no aplica a las iglesias, ni a las confesiones religiosas”. Por consiguiente, una vez más, declaramos: Que la Iglesia Católica seguirá afirmando y sosteniendo nuestra doctrina y práctica pastoral de que el matrimonio solo se da entre un hombre y una mujer.

No tengamos miedo de proclamar la verdad y la belleza del matrimonio y de la familia, de catequizar, y de educar en la fe a las nuevas generaciones procurando defender, sin hacer daño a los que piensan de forma diferente, lo que verdaderamente ha establecido Dios desde principio de la Creación. De tal manera que el matrimonio entre un hombre y una mujer siga siendo generador de vida, felicidad y amor.

Queridos hermanos y hermanas, la vocación al ministerio presbiteral es una gracia, un don, una bendición y también un misterio. Es el Señor quien elige, llama, consagra y envía. En breves momentos por la invocación al Espíritu Santo y la imposición de manos de este servidor ellos “serán configurados a Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote, es decir, serán consagrados como verdaderos sacerdotes del Nuevo Testamento, y con este título, que les une en el sacerdocio a su Obispo, serán predicadores del Evangelio, Pastores del Pueblo de Dios, y presidirán las acciones de culto, especialmente en la celebración del sacrificio del Señor”. Hoy más que nunca necesitamos sacerdotes santos, por eso, querido pueblo de Dios, les invito a que no dejen de acompañarlos diariamente con su oración.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here