La Parroquia Santísimo Salvador en Río Piedras pudo documentar la primera ordenación sacerdotal celebrada en su templo este pasado sábado, 29 de agosto, a las 10:30 a.m.

En su suelo se postró el quebradillano de 30 años, el ahora P. Orlando J. Rodríguez Mercado, Sch.P., quien fue constituido en el orden del presbiterado por imposición de manos y oración consecratoria del Obispo Emérito de Ponce, S.E.R. Mons. Félix Lázaro Martínez, Sch.P.

En la celebración, también estuvo presente el P. Fernando Negro, Sch.P., Superior Provincial de la Orden de las Escuelas Pías de Estados Unidos y Puerto Rico, así como sacerdotes escolapios y otros sacerdotes religiosos y diocesanos.

Durante la homilía, de principio a fin marcada por una paternal cercanía de parte del Obispo, resaltó la llamada al servicio, propia del ministerio sacerdotal.

“Que el pueblo de Dios, los niños y los jóvenes te reconozcan como el servidor fiel del Señor”, dijo Mons. Lázaro, al tiempo que le recordaba que, como religioso escolapio, San José de Calasanz es un maestro al que debe imitar y seguir.

De otra parte, insistió en la importancia de una vida vinculada íntimamente a Jesucristo, puesto que el poder de actuar in persona Christi, “es una verdad que se hace realidad sólo cuando el que ha sido ordenado sacerdote, impregnado del conocimiento y amor a Cristo, se identifica plenamente con Él y se convierte en pastor, discípulo y servidor de Cristo”.

Asimismo, manifestó el Obispo que la misión sacerdotal de anunciar la salvación, el misterio de Cristo en la Iglesia y para la Iglesia, “tiene un costo personal: das tu tiempo, tus energías y tu persona”. Y, tratándose de un asunto de entrega sin reservas, añadió: “Quisiera que recordaras la circunstancia de que tu ordenación sacerdotal tiene lugar el día en que se celebra el martirio de San Juan Bautista […]. Fue la verdad la que le llevó al martirio. La verdad sea la que guíe siempre tus pasos y tu quehacer sacerdotal hasta la muerte, si fuera preciso, inspirado en el bautismo, mártir en defensa de la verdad”.

Una vez pronunciada la oración consecratoria, el P. Ovidio Pérez revistió al P. Orlando con la estola sacerdotal y la casulla. Luego, sus manos fueron ungidas con el santo crisma y recibió la patena y el cáliz.

Después de la comunión, el P. Fernando Negro, Sch.P., se dirigió al neopresbítero con un emotivo mensaje en el que le exhortó: “Que vivas a fondo tu ser escolapio en medio del pueblo de Dios, sobre todo, educando y evangelizando a los niños y a los jóvenes, especialmente, a los más pobres. Que con ellos ores, que los eduques, que los lleves a Cristo mientras ríes y, a veces, lloras con ellos, o incluso, por ellos”.

Luego, el P. Emilio Sotomayor, Sch.P., leyó parte del mensaje que el P. Pedro Aguado, Sch.P, Padre General de los Escolapios, escribió al recién ordenado desde Roma para felicitarle por el sacramento recibido, y la carta del Cardenal Timothy Michael Dolan, Arzobispo de Nueva York, en la que hace el nombramiento del P. Orlando como Pastor de la Parroquia La Anunciación en Manhattanville, Nueva York. Junto a esa comunidad parroquial, P. Orlando vivió el último año de su formación, mientras completaba sus estudios en el Seminario San José, en Yonkers, Nueva York.

Al final, fue el turno del P. Orlando en que expresó, con una gran sonrisa, su gratitud por cuantos han orado y le han acompañado en su camino vocacional, especialmente su familia, así como por los que pudieron estar presentes y los que tuvieron que ver la celebración a través de los medios digitales.

“El Señor siempre mantiene sus promesas”, repitió emocionado al pensar, incluso, en las dificultades que ha tenido que enfrentar hasta ver realizado el anhelo más profundo de su corazón: ser sacerdote de Jesucristo. “Esta entrega es por ustedes. Sin la Iglesia, sin ustedes, esta entrega no tendría sentido porque Cristo se entregó por nosotros, y es por eso que yo también me quiero entregar”, concluyó.

Una vez terminada la celebración, el nuevo sacerdote dio su primera bendición al Obispo.

P. Orlando celebró su primera Misa, al día siguiente de su ordenación, en la Capilla La Monserrate en Quebradillas.

 

 

Vanessa Rolón Nieves

Para El Visitante

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here