Una de las ramas de Obras Misionales Pontificias (OMP) es el grupo de Infancia y Adolescencia Misionera, dirigido a chicos desde los 4 años hasta los 16 años de edad aproximadamente. En este se fomenta el espíritu misionero en los menores y jóvenes.

Según Natalia Del Valle Rosario, secretaria nacional del grupo, además de inculcarles el espíritu misionero, los mismos niños lo piden. “Para María recibimos una donación de la Infancia y Adolescencia Misionera de Los Ángeles con la que se compraron materiales escolares”, comentó. Luego los participantes prepararon mochilas para entregarlas a los menores afectados.

Entre las aptitudes o cualidades que desarrollan destacó que se fomenta el liderazgo porque “van creando un compartir y el formarse desde pequeños los va desarrollando como futuros líderes de lo que podría ser Pastoral Juvenil o al llamado misionero como tal, porque desde que se les va hablando desde pequeños esa semilla va creciendo hasta la adultez”.

Por eso, comentó que cuando participa junto con los niños en las distintas actividades, les comparte las distintas maneras en las que pueden ser misioneros. “Misionero es el niño que todos los días saca de su tiempo para orar a Papito Dios y a la Virgencita. También se puede misionar con la alcancía, pero que esa pesetita vaya acompañada con una oración. También se es misionero desde los dones que Papito Dios nos ha dado, por ejemplo, si le gustan las matemáticas puede ayudar a los compañeros en sus tareas”, subrayó la joven de 25 años.

Asimismo dijo que el detalle está en que desde todo lo que hagan en su diario vivir den gracias a Dios por todas las cosas que tienen.

Para fomentar y mantener activa esta rama de OMP, desde la dirección nacional brindan a los distintos colegios y parroquias participantes, la campaña anual con unos ciclos de formación. Es decir, sugerencias de encuentros que pueden realizar las comunidades entre los coordinadores, niños y adolescentes.

Además, se les hace llegar las llamadas etiquetas, unos tipos de labels, con las que los misioneros crean alcancías donde depositan su propio dinero. La cantidad recaudada se envía a los países de Angola y Mozambique en el continente de África.

Asimismo, el último domingo de enero celebran la Jornada Nacional donde niños y adolescentes a nivel isla tienen la oportunidad de conocerse. En la pasada actividad realizaron juegos, para luego llevarlos a reflexionar cómo dentro de la tarea podían ser niños misioneros. Por ejemplo, “si estaban jugando relevo, el niño tenía que ver cómo ayudaba a su compañero a llegar hasta la otra parte para completar la misión”, indicó.

De otro lado, indicó que para pertenecer al grupo, el único criterio que se pide es tener el deseo y llamado de realizar algo más por el prójimo. En caso de que el interesado no encuentre una parroquia o colegio, se le busca algún lugar participante cercano que pueda acogerlo.

Por último, adelantó que, para este año, Roma realizó la convocatoria de un concurso musical con el lema Bautizados y enviados. “Se seleccionará una canción ganadora por Diócesis y luego una pieza ganadora a nivel nacional que será la enviada a Roma. Con las canciones recibidas de los países participantes prepararán un disco”, precisó.

Interesados se pueden comunicar al 787-754-0995 o por correo electrónico a infancia.misionera@omp-puertorico.com.

Nilmarie Goyco Suárez
Twitter: @NilmarieGoycoEV
n.goyco@elvisitantepr.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here