Con ánimo de júbilo y gozo, hoy la Iglesia de la Arquidiócesis de San Juan, Puerto Rico cuenta con un nuevo Obispo Auxiliar. Durante la mañana del pasado sábado, 18 de noviembre de 2023, en la fiesta de las Basílicas Papales de San Pedro y San Pablo y en la víspera de la solemnidad de Ntra. Sra. Madre de la Divina Providencia –patrona de Puerto Rico– Mons. Tomás Godrés González González fue conferido a la plenitud del Sacramento de la Orden, al ser propiamente ordenado como Obispo Titular de Enera y Auxiliar de San Juan de Puerto Rico. Dicha celebración se dio a eso de las 10:30 a.m. en la Parroquia Santa Teresita en la Calle Loíza en Santurce. La Santa Misa fue presidida por el Arzobispo de San Juan, Mons. Roberto Octavio González Nieves, OFM. 

Antes de comenzar la Santa Misa, el nuevo sucesor apostólico se revestía en la sacristía del templo junto a sus hermanos obispos y sacerdotes. Allí se respiraba un ambiente emotivo de camaradería, respeto y cariño entre los miembros del clero. 

Al interior del abarrotado templo esperaban cientos de fieles católicos de toda la Isla, así como un gran número de sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas que hacían ver la mitad de la casa de Dios como un bello manto blanco. También se pudo divisar entre los asistentes algunos líderes religiosos de otras denominaciones cristianas. 

Otros de los obispos puertorriqueños que estuvieron presentes en la ordenación fueron: Mons. Eusebio Ramos Morales (Obispo de Caguas), Mons. Alberto A. Figueroa Morales (Obispo de Arecibo), Mons. Ángel L. Ríos Matos (Obispo de Mayagüez), Mons. Luis F. Miranda, O. Carm. (Obispo de Fajardo-Humacao), entre otros obispos eméritos de Puerto Rico y otros prelados de distintas diócesis de Latinoamérica y el Caribe. Entre ellos se destacó la presencia de Mons. Piergiorgio Bertoldi, Arzobispo Spello, Italia y Delegado Apostólico de Puerto Rico. 

En la primera fila de asientos le esperaba su madre, la Sra. Blanca González Santiago, a quien los sacerdotes y obispos le regalaban una sonrisa y otros un abrazo. A su alrededor le acompañaban familiares y amigos. Al llegar frente al altar, Obispo Tomás –quien vivió este acontecimiento a sus 55 años– observaba la mesa donde se encontraban algunas de las insignias distintivas del episcopado: el báculo, la mitra, su anillo de obispo, la estola y el escudo episcopal. También un ramo de flores que entregó al final de la celebración a su madre. 

Luego de la proclamación de la Palabra, se dio paso al inicio del rito de ordenación. Después, el Arzobispo ofreció su homilía, en la que resaltó algunas características del nuevo obispo, como el amor y acompañamiento al pueblo de Dios. Asimismo, destacó otros rasgos que debe tener un buen obispo, como la escucha, la cercanía, entre otros. Seguido de esto, se presentó al elegido a Obispo, hizo sus promesas, se hizo lectura de la bula de la Santa Sede que expresaba el nombramiento y el neo-obispo se postró ante al altar durante la entonación de las letanías de todos los santos, hecha por el P. Miguel Trinidad. Mons. Roberto impuso sus manos sobre obispo Tomás y a su vez rezó la oración consecratoria. 

Con aceite, el Arzobispo de San Juan, ungió la cabeza de monseñor Tomás y le entregó el libro de los Evangelios que fue posado sobre sí mientras se encontraba de rodillas. También le entregó las insignias episcopales antes mencionadas. Terminado el rito de ordenación, prosiguió la Santa Misa con la Liturgia Eucarística. 

Antes de dar por culminada la Santa Misa, el recién ordenado al episcopado expresó su agradecimiento por las oraciones y muestras de cariño. Por su parte, se dirigió a los feligreses de la Parroquia Santa Luisa de Marillac y otras comunidades parroquiales donde sirvió: “ustedes fueron maestros para mí. Gracias por ayudarme a peregrinar. Sigan atrayendo a otros al Salvador”. La celebración culminó con la entonación del himno a la Virgen de la Providencia, ya que al siguiente día se celebraría su solemnidad. 

Importante es de destacar que el ministerio episcopal se remonta a los primeros testigos de Cristo, es decir, los apóstoles. Este continúa el ministerio apostólico instituido por Jesús. Junto al Papa y los demás obispos y cardenales forman la jerarquía eclesiástica que dirige al Pueblo Santo en la búsqueda hacia la santidad. Oremos por nuestros pastores: por el Papa, por los obispos, sacerdotes y diáconos. Oremos por nuevas y santas vocaciones en nuestra Iglesia puertorriqueña. 

¡Felicidades, Monseñor Tomás! Bendiciones en su nueva encomienda. 

Jorge Rodríguez

j.rodriguez@elvisitantepr.com 

X: jrodriguezev 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here