Contexto

El pasado 25 de enero, el Gobernador de Puerto Rico firmó la Orden Ejecutiva OE-2021-013 decretando un Estado de Emergencia para atender la creciente ola de violencia mayormente dirigida en contra de la mujer. Para el 2019 el 84% de los casos de violencia domestica reportados en Puerto Rico fueron contra mujeres, según se presenta en la misma orden ejecutiva.

En una sociedad que se puede percibir como violenta y machista, el currículo de perspectiva de género se presenta como una herramienta para “combatir las causas que contribuyen a la desigualdad, el discrimen y la violencia” según expresa el Gobernador. Para mayo del presente año trascendió en la prensa que el Comité P.A.R.E. (comité creado por la orden ejecutiva antes mencionada) colaboraba con el Departamento de Educación (DE) para la implementación del currículo de perspectiva de género programada este agosto. Posteriormente trascendió que el currículo no se estará implementando todavía, sin embargo, se inició el proceso de capacitación en el tema a los maestros y las maestras del DE.

Lo anterior ha provocado gran preocupación entre algunas organizaciones de base de fe al igual que muchas madres y padres, al punto que han convocado una manifestación en contra de la implementación del currículo de perspectiva de género por ser considerada una imposición. La manifestación llamada Marcha Contra la Imposición de la Ideología de Género se celebrará el próximo 14 de agosto a las 10:00am en San Juan.

Ante la incertidumbre, las diferencias de opinión y múltiples peticiones a la Iglesia a expresarse sobre este asunto, el Vicario de la Comisión Pastoral de la Familia de la Arquidiócesis de San Juan, P. Phillip Núñez, convocó el pasado 31 de julio, una mesa de diálogo sobre el tema. Motivados por el compromiso de la pastoral en acompañar a los distintos miembros de la comunidad y tratar de mantener un diálogo que nos permita caminar juntos como Iglesia en medio de conflictos, la mesa de dialogo contó con la participación de personas católicas (comprometidas y practicantes) de todas las posturas referente al tema y de diferentes ambientes profesionales como educadores, trabajadoras sociales, organizaciones sin fines de lucro, política, comunidad LGBTTIQ+, entre otras.

Puntos de Consenso

Para propósitos de la conversación se aclaró la diferencia entre ideología de género y perspectiva de género y se estableció que solamente se atendería el tema de perspectiva de género ya que es de lo que habla tanto la orden ejecutiva como el DE. A estos fines, se atiende la “perspectiva de género” como la forma en que se percibe a una persona por su género en nuestra sociedad. Algunos de los ejemplos presentados en el dialogo fueron el que a una niña se le regalan muñecas o una cocina para jugar, mientras que a un niño se le regalan soldados o un carro. En la orden ejecutiva se refiere a los “estereotipos de género” que son creados por “opiniones o prejuicios basados en las funciones sociales o relaciones de poder de un género sobre el otro que determinada cultura le asigna al hombre o la mujer”.

El currículo actual ha fallado en proveerle herramientas a los niños y las niñas para vivir en sana convivencia, aceptar las diferencias y eliminar los prejuicios, por tal razón se entiende que debe ser revisado y mejorado para fomentar un ambiente de respeto y aceptación.

Un currículo basado en la equidad resultaría más beneficioso para fomentar ese ambiente de respeto y aceptación, recalcando que no es un concepto exclusivo a un sector o comunidad en particular, sino que atiende a todas las personas a base a su condición humana. Entiéndase entonces que el currículo basado en la equidad redundaría en beneficio y bienestar para personas con diversidad funcional, personas de diferentes nacionalidades o cualquier otra condición humana que históricamente se ha prestado para la burla (bullying) y el discrimen en nuestro sistema de enseñanza. Sin embargo, se reconoce como importante que dentro de la equidad se debe atender el tema de la perspectiva de género, según se definido en el primer punto de consenso, ya que en una sociedad tradicionalmente machista donde el varón tiene rol jerárquico de poder a veces no se da paso o no se le da importancia al abuso o inequidad que pueda surgir.

La manifestación convocada en contra de la perspectiva de género surge ante lo que se considera como una imposición en la enseñanza de la niñez ya que al momento no se le ha provisto la información necesaria a los padres, las madres y/o tutores referente al contenido del currículo. Por esta razón se le hace un llamado al gobierno a que sea más transparente en sus procesos y provea la información referente a lo que se implementará en el sistema educativo, una práctica sugerida en la revisión de literatura del trabajo con padres y familias en el entorno escolar. De igual forma se solicita que tanto en este como en cualquier proceso de revisión de currículo o reforma educativa, sean incluidas las personas a cargo de la niñez (padres, madres, etc.) o al menos que se les permita evaluar los cambios antes de ser implementados. Esto permitirá crear lazos de colaboración que redunden en el bienestar de la niñez.

Se aclara que la Conferencia Episcopal Puertorriqueña (CEP), entiéndase los obispos, validan la preocupación de las familias ante la falta de información o los procesos de desinformación que se percibe en los medios de comunicación y por lo tanto apoyan a aquellas familias que deseen expresarse. Lo anterior no representa una invitación a la feligresía en general a participar de dicha manifestación ni se une a las organizaciones que la convocan.

También se reconoce que en ocasiones la prensa juega un factor importante en las divisiones que se crean en la población por las formas en que maneja la información al mismo tiempo que incluye opiniones o especulaciones de algunas figuras públicas en la información que promueven. Ante esta situación se le hace un llamado a las personas a que investiguen y validen la información que reciben a través de los medios.

Por último, se resalta el clima de respeto y hermandad que permeó durante todo el proceso de dialogo. Dios estuvo presente como un recordatorio de la fe que nos une, su amor infinito y la posibilidad de poder comunicarnos con respeto, sencillez y hermandad para fortalecer a las familias y seguir sirviendo de apoyo en este arduo caminar que vivimos como sociedad. Se acordó que ejercicios como estos deberían ser recurrentes para dar continuidad a este tema y otros temas de actualidad que la Iglesia no debe pasar por alto.

Conclusión

Nuestra constitución establece que la dignidad del ser humano es inviolable y que todas las personas son iguales ante la ley. Por encima de esto, la Iglesia reconoce que “la dignidad de la persona humana está enraizada en su creación a imagen y semejanza de Dios” (1700). Por esta razón, en diferentes instancias, nuestro sumo pontífice, Papa Francisco hace un llamado a los procesos de dialogo bajo el marco del respeto y la apreciación. Tenemos la encomienda de promover la reciprocidad entre los integrantes de la familia alejándonos del impulso de competir o dominar.

La Comisión de la Familia de nuestra Arquidiócesis tiene como meta acompañar cada etapa de todos los integrantes de la familia para crear una comunidad de amor que pueda ser proclamada y propagada a todas las personas.

Comisión Pastoral de la Familia

Arquidiócesis de San Juan

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here