Probablemente haya escuchado a alguien decir que el corazón le dio un vuelco o que tuvo la sensación que le faltó un latido, pero no se equivoque, imaginando que todo es producto del amor ante la cercanía del 14 de febrero. La realidad es que esa es la descripción del paciente que llega a la oficina del cardiólogo, antes de un diagnóstico de arritmia.

El cardiólogo, Iván Lladó definió la arritmia como un trastorno del ritmo del corazón. “El corazón tiene un tejido especializado eléctrico que genera y transmite un impulso. Cualquier anormalidad en esa conducción eléctrica del corazón se llama arritmia. Puede ser un pulso lento (60 o menos), rápido (100 o más) o simplemente irregular”, afirmó.

Para que tenga una idea más clara, el médico comparó la arritmia con un baile: “Estoy bailando merengue, cambia a reggae y luego a bolero. Cuando los impulsos que coordinan los latidos del corazón no funcionan adecuadamente, porque van muy rápido, muy lento o irregular, eso es arritmia”.

El también diácono en la parroquia María Madre de la Misericordia de Guaynabo, explicó que son múltiples las causas. En algunos se debe a origen genético, porque hay unos síndromes en el tejido eléctrico del corazón que producen mutaciones y eso altera la conducción eléctrica.

En otros, por condiciones pre existentes como: Alta presión, enfermedades coronarias (arterias obstruídas), problemas con las válvulas del corazón, Tiroides, Anemia, e incluso por tumores del corazón como el mixoma. Cuando hay pericarditis (inflamación de la membrana que cubre el corazón) o miocarditis (cuando el músculo se inflama), se produce arritmia. El Cardiólogo, comentó que el alburetol, recetado a los asmáticos, altera el ritmo del corazón y puede causar taquicardia.

Sobre quiénes están más en riesgo de padecerla, destacó a los familiares de pacientes con historial de enfermedades cardíacas isquémicas. Igual que los tienen débil el corazón o padecen de fallo cardíaco. Así, como los diabéticos, usuarios de drogas ilícitas, consumidores excesivos de cafeína y alcohol.

Alertó, que la arritmia también se relaciona a los factores emocionales. “El estrés, ataques de pánico y la ansiedad que se ha generado a raíz de los terremotos puede ser la causante de la condición”, comentó. Esto porque la ansiedad genera hormonas (adrenalina, noradrelaina y los glucocorticoides) que provocan que el corazón se acelere. Anticipó que también los pacientes de apnea del sueño tienen probabilidades de desarrollarla al igual que las personas obesas.

Al preguntar si el sexo o la edad aumentan la posibilidad de tener arritmias, el Dr. Lladó aseguró que “la mayoría de los problemas cardiovasculares afectan más al hombre que a la mujer, siempre y cuando no sea congénito, se ve más en pacientes de 65 años o más. A pesar de que se reportan casos en edades más tempranas”.

El especialista en enfermedades del corazón, reconoció que normalmente en un electrocardiograma (registra actividad eléctrica del corazón) se puede diagnosticar, pero si la arritmia es intermitente hay que recurrir al Holter Test (equipo que graba por 24 horas los latidos del corazón), entre otros exámenes.

Reiteró que, si la causa para la arritmia es el uso de medicamentos, ingesta excesiva de alcohol, café, cigarrillos o el uso de drogas ilícitas, “haciendo una modificación de los factores de riesgo, puede desaparecer”. Informó que hay tratamientos mediante medicamentos. “Otra opción es la Cardioversión (shock eléctrico para controlar la arritmia y estabilizarla) sin olvidar, los desfibriladores cardíacos”, detalló.

Simultáneamente, el Diácono enfatizó que como el ser humano es alma, mente, cuerpo y espíritu la presencia de Dios en la vida de los pacientes, junto a la oración pueden ser determinantes para mejorar las arritmias y otras condiciones. “En mi experiencia, por mas de 40 años en la práctica, he visto que los pacientes que aman y perdonan mejoran su salud”, admitió.

Al final, el Cardiólogo apostó a la prevención. “Las enfermedades cardiovasculares no siempre tienen síntomas. A partir de los 40 años pacientes con historial de enfermedades cardiovasculares en familiares deben visitar un cardiólogo para un chequeo de rutina”, exhortó. Al tiempo, recomendó acudir al médico desde el primer síntoma (dolor de pecho, palpitaciones, falta de aire o mareos).■

Camille Rodríguez Báez
Twitter: @CamilleRodz_EV
c.rodriguez@elvisitantepr.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here