Esperar, ¿por qué, para qué y hasta cuándo? Cuando esperamos la visita de alguien en el aeropuerto nos inunda la alegría de que un ser querido ha venido a vernos. Igualmente nos pasa cuando nos inquietamos de alegría por el nacimiento de una nueva criatura. Esperamos con gozo la venida de una nueva persona que se integrará a la familia. 

Sin embargo, cuando permanecemos atentos ante el momento de duelo, el sentimiento es contrario. Nos llenamos de angustia, desespero y tristeza. La espera, por corta o prolongada, por agradable o amarga que sea, siempre desespera porque queremos que suceda lo que estamos esperando o, por el contrario, que no llegue el momento. 

El Adviento es eso: tiempo de espera. Detenemos nuestra vida por un momento para estar a la expectativa de la venida del Mesías prometido por Dios en el que “los fieles (nosotros) renuevan el ardiente deseo de su segunda Venida” (Catecismo, 524). En la Santa Misa solemos expresar: “Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. Ven Señor Jesús.” Y es que, “siempre estamos en una actitud de espera de ese encuentro nuevamente con Cristo”, expresó el Padre Floyd Mercado Vidro, Vicario de Pastoral de la Diócesis de Fajardo-Humacao y Párroco de la comunidad Palmas del Mar en la Ciudad Gris: Humacao en entrevista con El Visitante. La espera es continua y constante, solo termina cuando finalmente nos encontramos con el Padre en la Patria Celestial. Sin embargo, en el mientras tanto no podemos perder la esperanza.

En el Adviento se nos invita a estar en actitud de alerta, “estar pendiente de los signos de los tiempos y velar, porque de alguna forma se hará presente el Señor. Tenemos que crecer en esa paciencia, que es la capacidad para poder recibir aquello que se nos ha anunciado. Si nos desesperamos, empieza a caer nuestro desánimo, empieza a llegar a la tristeza, e inclusive la tentación de abandonarlo todo”. Al igual que una madre embarazada debe tener paciencia en su proceso, nosotros debemos tenerla en el nuestro, porque muchas veces se sufre y se siente dolor, incomodidad, cansancio y desánimo. Pero no podemos rendirnos en la espera. Cuando el bebé llega a los brazos de sus padres, todo el dolor y el sufrimiento que hubo desaparece, ahora la alegría llega a sus vidas. Vale la pena esperar y ser paciente. 

A pesar de que tenemos la certeza de que al final llegará el regocijo, podemos desesperarnos, y sobre esto el Padre Floyd rescató el recuerdo de la pandemia y los abrazos. Hemos tenido que esperar para encontrarnos con las personas, poder abrazarlas y mostrarles ese cariño afectivo que nos caracteriza. “Hemos tenido que aprender a ser pacientes para poder tener ese encuentro que tanto ansiamos.” Pero ante la desesperación, el presbítero instó a tener presente la oración y el abandono en Dios, a confiar plenamente en Él. “¿Y qué sucede cuando no se da lo que espero? Simplemente me vuelvo a abandonar a Dios y le digo: Señor, si no se ha dado hoy, mañana se dará. Cuando tú quieras.” 

Volviendo a rescatar el tema de la espera durante el embarazo, Tatiana Meléndez, una joven educadora de teatro y teología que se encuentra en su segundo trimestre de gestación, nos comentó que siempre existe la incertidumbre de lo que pasará luego del alumbramiento, pero que es importante la oración y la preparación física, emocional y espiritual. Una de las figuras que ha sido ejemplo y modelo para ella y su esposo en el transcurso de su matrimonio ha sido la Sagrada Familia. Y “qué mejor que sean ellos” a quienes acudir y pedir por paciencia. Ellos fueron quienes pasaron por tanto y sobrepasaron cada obstáculo sin desesperarse. Ellos son el verdadero ejemplo de paciencia y perseverancia en la espera. 

Finalmente, Tatiana recomendó respirar profundo y encomendarse a Dios en momentos de desesperación. “Pedirle mucha paciencia, fe y confianza, haciendo lo que nos toca hacer, y sobre lo que no tengamos el control, abandonarlo en las manos de Dios y que sea los que Él quiera”.

Jorge L. Rodríguez Guzmán 

j.rodriguez@elvisitantepr.com 

Twitter: @jrodriguezev 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here